La vedete uruguaya Mónica Farro encontró su pasión en el fitness y ha logrado un cuerpo tonificado y envidiable.

Otra pasión que parece haber descubierto la Farro es la de los tatuajes y eligió un lugar muy doloroso para hacerse el último. Por supuesto, compartió una foto junto a su tatuador mostrando el diseño.