Karina Jelinek estuvo sentada a la mesa de Mirtha Legrand durante la noche del sábado. Aprovechó la ocasión para felicitar a la diva por los 50 años de su popular programa con una foto junto a ella.

Sin embargo, Karina, como habitualmente lo hace, dio las buenas noches a sus seguidores (sus "ángeles", como ella los llama) y les regaló una foto a punto de irse a la cama en la que se la ve con cosméticos, una especie de camisón y sin ropa interior.