The Rain (o La Lluvia), thriller danés post apocalíptico para adolescentes sobre dos hermanos que emergen a la superficie del búnker en el que estuvieron seis años protegidos contra un extraño virus que arrasó con la vida en Escandinavia, estará disponible a partir de hoy en la plataforma de Netflix.

La serie es la primera totalmente producida por Netflix en Dinamarca, en esa búsqueda del gigante del streaming por captar talentos y ponerle su sello a ficciones que sean capaces de atravesar fronteras. La apuesta por las ficciones danesas se antoja hasta obvia, ya que su pequeña industria ha sido capaz en los últimos años de producir éxitos como la comedia "Rita", el drama político "Borgen", o los policiales "The Killing" y "The Bridge".

Compuesta por ocho episodios, "The Rain" presenta la historia de dos hermanos daneses adolescentes, Simone (Alba August) y Rasmus (Lucas Lynggaard T'nnesen), quienes pasaron los últimos seis años encerrados en un búnker subterráneo al que los llevó su padre justo en el momento en el que se desataba un extraño virus traído por la lluvia. A diferencia de aquellos copos de nieve fosforescente de "El Eternauta" de Héctor Germán Oesterheld, la lluvia de "The Rain" no mata al contacto pero sí es garantía de muerte; aquel que se haya mojado ya está infectado y pone en riesgo la vida de los otros en un inminente contagio. Desolados por el tiempo transcurrido y con la necesidad de conectar nuevamente con el mundo exterior, los hermanos se aventuran a la superficie para encontrarse una Escandinavia arrasada y un grupo de jóvenes sobrevivientes con los que emprenderán un viaje en busca de señales de vida. Los anteriores hermosos paisajes daneses, sus bosques o sus ordenadas y perfectas ciudades son ahora tanto espacios plagados de peligros como el testimonio de la omnipresente muerte.

The Rain propone un relato que combina elementos de las tradiciones recientes de dos subgéneros: el thriller de supervivencia y la historia de iniciación adolescente. En el primer caso porque pronto la partida de supervivientes descubrirá que no es sólo el virus aquello de lo que tienen que preocuparse sino que también los otros seres humanos y su conducta en situaciones de vida o muerte merecen especial atención. Por otra parte, el derrumbe de la sociedad y la falta de supervisión adulta coloca a los jóvenes ante los dilemas de la mayoría de edad, la construcción de la propia identidad y, en sus singulares condiciones, ante la pregunta de qué tipo de persona quieren ser.