“Este disco es libertad”

Daniel Melingo. El músico, uno de los protagonistas más creativos de la nueva escena del tango, llegará este lunes a los Lunes de Paraninfo, desde las 21. Mostrará su último trabajo titulado Linyera.

Domingo 03 de Mayo de 2015

“Siento que acá me di todos los gustos”, apunta el artista para ilustrar una búsqueda estética que lo llevó a reunir sin artificios, piezas como Volver a los 17 de Violeta Parra, Soneto para Daniel Reguera, que compuso en base a un poema que Atahualpa Yupanqui publicó en 1965, y una cautivante versión de Canción del Linyera, de Antonio Tormo. Y de este último título se desprende el nombre de su elegante álbum, que anticipa un concepto ligado “a la libertad del linyera, a esa característica anárquica que tiene y con la que yo me siento ideológicamente identificado”, sostuvo el ex-Twist, Abuelos de la Nada y Lions in Love.

Escenario habló con el artista sobre esta placa, su carrera y lo que se podrá ver mañana, desde las 21, en el Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral. 

—Hablemos un poco de Linyera que es tu sexto disco y según lo presentaste está ligado a la libertad y a una característica más anárquica que tienen estos personajes.

—El nombre redondea como vos decís estas características de esas personas que andan recorriendo el mundo.  Este disco es libertad, pero desde el punto de vista musical. Creo que me sentí muy cómodo y libre y eso es lo que pudimos plasmar en 11 canciones. 

—Te diste todos los gustos. Aparecen canciones de Violeta Parra, Atahualpa Yupanqui y Antonio Tormo: ¿cómo fue grabar a estos estandartes de la música?

—Sí, me di todos los gustos. Es una frase que puede sonar egoísta de mi parte, pero así lo siento. Ahora estoy en esta segunda parte que es poder llevar estas canciones a la gente y de esta manera que ellos también se sientan atraídos o identificados de la misma manera. Si eso se logra es algo mágico. 

—Otro de los placeres que te diste en este disco es juntar a Jaime Torres y Skay Beilinson en Soneto para Daniel Reguera.

—Sí, fue un placer enorme. Además las veces que pudimos compartir el escenario se vuelve mágico. Y eso sumado a los textos de Atahualpa Yupanqui y a los músicos enormes que me acompañan da como resultado una canción bella. Igual quiero resaltar el trabajo de toda la gente que me acompaña. Son muchas personas las que trabajan arduo para que todo funcione.

—¿Podríamos decir que este disco tiene otra búsqueda estética y sonora o que arriesga un poco más el repertorio?

—El músico siempre arriesga. O por lo menos así lo entiendo yo. Creo que es el mejor camino que puedo tomar o es el camino que todos los músicos debemos tomar.  La búsqueda debe ser constante y lo que nos guía tiene que ser nuestra voz interna. Muchas veces no sabemos adónde vamos, pero ese movimiento es que hace que el arte y en este caso la música esté viva. Es algo arriesgado, pero es cómo debemos entender el camino y así seguirán apareciendo nuevos discos. 

—En este caso también arriesgaste una fórmula que te venía dando resultado y es el uso de las guitarras. En este disco el que manda es el piano. Este cambio le da al nuevo trabajo un toque más jazzero o con algunos ribetes clásicos, ¿cómo tomaste esta decisión?

—Sí, es así. En este disco podemos decir que el gran piano es el que se encargó de unificar, por decirlo de alguna manera, esta búsqueda que veníamos hablando anteriormente. Es el piano el que amalgama todo lo  realizado con la orquesta donde había sonidos como el arpa o coros. Cuando entra el piano  las canciones se arman de otra manera. Suena diferente. 

—Ya una carrera como solista que tiene 15 años, que te dio varios discos, muchas giras por el exterior y ahora, como frutilla del postre una nueva carrera actoral.

—Claro. Es así. Es algo nuevo pero me gusta mucho. Esto de hacer canciones le sugiere escenas a directores o guionistas y así fue que trabajé en tres producciones.  Nunca me imaginé que lo haría, pero me encanta, me siento muy cómodo. Protagonizo Una Noche sin Luna que es una ópera prima del uruguayo Germán Tejeira, donde interpreto a un músico preso, y también soy coprotagonista del nuevo filme de Luis Ortega, donde voy a estar en la piel de un camionero clarinetista. Creo que son personajes  hechos a mi medida y por eso me siento cómodo.

—Debe ser un orgullo además que Una Noche sin Luna sea el nombre de la película y esté sacado del título de una canción tuya. 

—Exacto. Es algo hermoso. Un regalo de la vida. Además es genial que sea de Germán que es un tipo muy talentoso. 

Maxi Marano / mmarano@uno.com.ar

¿Te gustó la nota?