"Imitar a Cristina fue como meter un hit"

Fátima Florez. La humorista pondrá en escena su espectáculo Única el jueves en dos funciones a las 21 y a las 23, en la Sala Mayor del Teatro Municipal 1º de Mayo. 

Lunes 27 de Octubre de 2014

“Si hiciera una imitación exactamente igual no sería tan graciosa”, confesó Fátima Florez en una charla exclusiva con Escenario. La artista se presentará el jueves en dos funciones en el Teatro Municipal a las 21 y a las 23. En este caso llega con el primer show del que es protagonista y tiene a su esposo como productor artístico: Fátima Florez es Única. Su acercamiento a la actuación se dio primeramente desde la comedia musical de la mano de Pepe Cibrián en El Jorobado de París, Drácula y El Rey David, pasando por el teatro de revista con Perciavalle, Pachano, Sofovich, los Calabró, Hernán Piquín, y el verano pasado con Moria Casán, hasta llegar a su especialidad: la imitación. A partir del éxito televisivo que tiene junto a Jorge Lanata en Periodismo Para Todos con sus brillantes imitaciones de la presidenta Cristina Kirchner, la popularidad de Fátima se incrementó y su talento está en la pantalla chica marcando altos puntos de rating.

—¿En qué consiste Fátima Florez es Única?

—Me acompañan once personas, dentro de las cuales hay cantantes, bailarines, acróbatas y un coconductor. Es un gran equipo de artistas. Además, hago 20 cambios de vestuario y 29 imitaciones. Imito a muchos cantantes como Justin Bieber, Rafaela Carrá, Lady Gaga, Madonna, Liza Minelli, Valeria Lynch, Patricia Sosa.

—¿Justin Bieber es el único hombre al que imitás?

—Hasta ahora sí, el año que viene voy a incorporar a mi espectáculo a otro hombre. La gente lo recibe muy bien a Justin Bieber porque pegó mucho. Hacemos las coreografías originales. Yo lo hago en serio, pero la gente se ríe. Me pongo una peluca igual al pelo de él, viste que lo tiene marroncito muy flogger tirado para el costado. Y uso zapatillas, pantalón y buzo; soy un adolescente. También hago a Moria, Susana Giménez, Nacha Guevara, Ileana Calabró, Charlotte Caniggia, Viviana Canosa, Beatriz Salomón y obviamente a la presidenta Cristina Kirchner. Y la lista sigue. Se van a sorprender mucho viendo Única.

—¿El humor es un género difícil para las mujeres ya que está representado por los hombres?

—Siempre quise mostrar mis personajes, pero sí, fue más difícil aún abrirme camino siendo mujer.

—¿Cuál fue tu primera imitación?

— “¡Hola mis bajitos! Cómo está tudu el mundu?” (grita en modo brasileño). La primera fue Xuxa, siempre fui muy fan de ella. Me parece un personaje con mucha luz y carisma, y que tiene un gran repertorio de canciones que sigue bailándose en las fiestas en la actualidad.

—Tu imitación de la presidenta Cristina Kirchner en el programa Periodismo Para Todos junto a Jorge Lanata pegó muy fuerte.

—No me imaginé el boom de Cristina porque ya lo venía haciendo en el teatro con Moria Casán. Gustaba mucho en la gente, pero no tenía esta repercusión de estar en un programa con tanto rating. Cuando voy por la calle la gente me dice que me ve todos los domingos, ahí es donde está realmente el rating. Lo tomo con naturalidad porque vengo haciendo esto hace mucho, las cosas se dieron de a poco, pero este año fue de mucho crecimiento. ¿Viste cuando los cantantes meten un tema? Bueno, yo metí este personaje.

—Fue tu hit como humorista.

—Sí, y gracias a ese hit la gente conoce mis otros personajes.

—¿Tenés una ideología política cercana al Gobierno?

—No muestro públicamente mi postura política porque puedo llegar a influenciar a alguien y esa no es mi intención. Mi intención es entretener, no opinar sobre política porque no es lo mío.

—Como el periodista deportivo que no dice de qué cuadro es...

—Exactamente, prefiero mantener un perfil bajo, como hago con mi vida privada. No soy opinóloga, hay gente que lo es y está todo bien.

—¿Hacés tus personajes desde la burla o siempre mantenés el respeto?

—Ya sea un personaje chiquito o la Presidenta, que es la persona más importante del país, a todos los hago con respeto. Jamás me burlé de nadie. Cuando me encuentro con algunas famosas que imito me dicen que se dan cuenta de que lo hago con respeto y saben valorar las horas que uno le dedica a esto. Porque no es fácil sacar una voz, armar un repertorio, que el personaje sea creíble, gracioso, que trascienda. Hay mucho trabajo detrás de esto.

—¿Qué características tiene que tener una persona para ser imitable?

—Primero tiene que ser popular, que no haya una sola persona que no la conozca, después tener un color de voz particular y una personalidad bien marcada. Si tiene gestualidad importante con la cara y las manos, mejor. Después hago una parodia y exacerbo todas las cualidades de la persona. Si hiciera una imitación exactamente igual no sería tan graciosa.

—¿Alguna vez alguien se enojó con tu imitación?

—La única fue Paulina Rubio cuando la hice en el programa Nico Trasnochado, dos años atrás. Ahí falló un poco la producción porque no le habían avisado que yo la iba a imitar; y aparecí vestida de dorado, súper producida, y ella estaba más tranqui vestida. La estrella era ella, ¡pero la que la imitaba estaba más producida que ella! Después me acerqué a ella y a su séquito y les expliqué que yo no sabía que no le habían avisado y que la imité con el mayor respeto. Hablamos, y se pudo solucionar todo.

—¿Cristina o alguien del Gobierno se acercó para decirte algo de tu imitación?

—Gente cercana a la Presidenta se me acercó y me dijo que lo aprueba y no le molesta. Pero nadie levantó un teléfono y me llamó, son sólo comentarios. Otra cosa que puedo contarte es cuando estuve en Chivilcoy, vino a verme al teatro la madre del ministro Florencio Randazzo y se quedó a la salida para felicitarme por el respeto con el que hago el personaje.

¿Te gustó la nota?