Un homicidio que conmocionó al país

A nueve años del escandaloso asesinato del gobernador de Río Negro por parte de su mujer

Después de la cena de Año Nuevo, Susana Freydoz, esposa del flamante gobernador patagónico, Carlos "El Gringo" Soria, lo mató de un balazo en la cara

Viernes 01 de Enero de 2021

El 31 de diciembre de 2011, Carlos Soria y su esposa Susana Freydoz preparaban el festejo de Año Nuevo en su chacra de General Roca, Río Negro, y discutieron, no una sino varias veces. Su entorno se había acostumbrado a las agresiones y que, luego de algunas de esas batallas, la mujer amenazara con suicidarse.

Después de haber sido ministro de Seguridad y Justicia de Duhalde, diputado nacional, titular de la Side y dos veces intendente de Roca, "El Gringo" Soria, hacía 21 días que (con el apoyo de Cristina Fernández de Kirchner) había sido electo gobernador de Río Negro. Martín, uno de sus hijos, acababa de ganar la intendencia de General Roca.

Ella había descubierto que él le era infiel y se había obsesionado y controlaba con quién salía él de su despacho. Alrededor de las 3.30 del 1 de enero de 2012, en la habitación matrimonial, Susana Freydoz le descerrajó un balazo a su marido con un revólver calibre .38 que entró por el pómulo izquierdo. Soria llegó al hospital ya sin signos vitales: el tiro en la cabeza le había causado una lesión encefálica hemorrágica y destructiva.

gobernador rio negro 2.jpg
Ella le había encontrado un mensaje de texto enviado por él que decía: “Pese a todo, te sigo extrañando”

Ella le había encontrado un mensaje de texto enviado por él que decía: “Pese a todo, te sigo extrañando”

El juicio

El 20 de noviembre de 2012, Freydoz fue sentenciada a 18 años de cárcel. estaba por cumplir 62 años cuando fue acusada de homicidio agravado por el vínculo agravado por el uso de arma de fuego. Durante el juicio, que duró 10 meses, trataron de demostrar que la mujer estaba fuera de sus cabales para evitar que fuera condenada a prisión perpetua.

Freydoz nunca declaró pero su abogado pidió que fuera absuelta: dijo que había querido suicidarse o “hacer un simulacro coactivo”, y que el arma se le había disparado. Agregó, además, que tenía un cuadro grave de depresión, por lo que solía mezclar Alplax –varios contaron que se lo robaba a su marido del pastillero– con alcohol.

Los jueces rebajaron la pena: “Quedó frustrado un camino que podría haber atenuado el infierno de celos que padecía la imputada y quizás, evitado la tragedia”, argumentaron en el fallo.

Seis meses después de la condena intentó suicidarse tomando pastillas que tenía escondidas. Estuvo detenida en un área especial del penal de Ezeiza, donde están los presos con padecimientos psiquiátricos que pueden atentar contra su vida o contra la de terceros. En enero de este año y “por problemas de salud” le otorgaron la prisión domiciliaria y le colocaron una tobillera. El 18 de abril cumplirá 70 años.

gobernador rio negro 3.jpg
Soria, pasión y coraje, dicen las pintadas en su pueblo

Soria, pasión y coraje, dicen las pintadas en su pueblo

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario