Más de una ya no sabe qué hacer para poder lavar y ¡secar! la ropa cuando la lluvia y el mal tiempo sigue siendo moneda corriente en la ciudad y parece que aún no quiere irse. Pero para no desesperar te dejamos algunos tips para poder lograrlo:

• Ventilador

Cuelga la ropa en un tendedero para interiores y coloca un ventilador para mover el aire entre las prendas. La circulación del aire es fundamental para que tu ropa se seque rápido y quede sin olor a humedad.

• Deshumidificador

Un deshumidificador cerca de la ropa absorberá la humedad del ambiente, lo cual ayudará a que tus prendas se sequen con rapidez.

• Centrifugadora

Un ciclo de centrifugado extra en tu lavadora reducirá considerablemente el tiempo de secado una vez que está colgada. Para hacerlo solo deberás esperar a que termine todo el ciclo de lavado y volver a repetir el centrifugado. Tu ropa saldrá casi seca.

• Tendedero

Coloca un tendedero plegable arriba del calefactor o radiador (bastante más arriba para que tu ropa no se queme) en el que puedes colgar tu ropa centrifugada. Al recibir el calor se secará en un abrir y cerrar de ojos. Este método por supuesto, es para los días de frío invernal, pero es un buen consejo de lavandería.

Ropa con menos arrugas y sin olor

• Soga en el garaje

No quedan muy estéticas, pero nadie va a verlas. Lo mejor es que estén bien altas y que pongas muchas, así podrás colgar toda tu ropa bien estirada. Coloca por debajo un ventilador, como se aconseja en el primer punto.

• Cuelga tu ropa lo más rápido posible

Una vez que termine el ciclo de lavado, lo correcto es colgarla al instante, pues si la dejas dentro de la lavadora comenzará a tomar mal olor.

• Da vuelta la ropa colgada

Ya sabes que en los días de lluvia, tu ropa colgada adentro tarda mucho en secar, es por eso que tal vez la dejas un par de días colgada en tu tendedero interior sin siquiera prestarle atención. Si quieres que tu ropa se seque más rápido deberás colgarla y luego de medio día, colgarla al revés, pues verás que hay zonas que se secan y otras que no. Un ejemplo: primero cuelgas una camiseta por su parte de abajo (queda "de cabeza") y al cabo de unas horas, la das vuelta y la cuelgas de los hombros.

Con todos estos tips podrás hacerle frente a los días de lluvia y humedad, y lograr que tu ropa se seque rápido, y sin que le quede olor a humedad. Si es que has decidido no tener una secadora, estas son perfectas opciones para lograr tener ropa seca aún en días húmedos.

Fuente: imujer.com