El juicio por la muerte del cachorro Chocolate ya tiene fecha y se realizará en una audiencia oral y pública: será el 21 de mayo de 2018 a partir de las 9 en la Cámara del Crimen de la ciudad cordobesa de San Francisco, confirmó la abogada Gretel Monserrat, que patrocina a la Fundación Bio Animalis como querellante en la causa.

El juicio por el recordado cachorro, que murió en enero de 2017 luego de haber sido despellejado en una vivienda de barrio La Milka, en la ciudad cordobesa de San Francisco, podría ser la primera causa de maltrato animal en el país que llega a esta instancia, ya que en la mayoría de ellas el juicio se suspende ante el otorgamiento de una "probation", generalmente por tareas comunitarias o donaciones a instituciones.

• LEER MÁS: Falleció Chocolate, el cachorro que se convirtió en la cara del maltrato animal

De esta manera, el único acusado por la muerte del cachorro, Germán Gómez, deberá enfrentar una audiencia en la que se deberán presentar los testimonios y pruebas en un debate oral y público, algo muy poco frecuente en los casos de maltrato animal.

Ante la cantidad de testigos que deberán presentarse, se estima que el juicio se desarrollará al menos durante dos jornadas.

•LEER MÁS: Maltrato animal: el caso del perro Chocolate podría ser elevado a juicio

A juicio

La elevación de la causa a juicio había sido pedida en agosto pasado por el fiscal Oscar Gieco, que de esa manera cerró la etapa de instrucción del caso. Ante esto, la defensa del imputado, a cargo del letrado Sergio Corón Montiel, presentó un recurso de oposición para evitar que se haga el juicio, el cual fue considerado improcedente por la jueza de control. Tras otras presentaciones, finalmente se confirmó la elevación a juicio.

Gómez, único imputado en la causa, permaneció detenido por la misma durante 22 días.

El caso

Chocolate murió en la madrugada del 10 de enero de 2017, días después de haber sido hallado con gran parte de su cuerpo despellejado en una vivienda de barrio La Milka. Su caso recorrió el país y lamentablemente se convirtió en un símbolo contra el maltrato animal.

El Periódico