Información General

El Eneagrama como herramienta de autodescubrimiento

El Eneagrama es una sabiduría milenaria, que tiene origen en oriente. ¿Qué es y para qué sirve conocerlo?

Lunes 13 de Septiembre de 2021

El Eneagrama es una sabiduría milenaria, que tiene origen en oriente en las culturas Sufíes por el 4000 a.C. y que a mediados del siglo XX fue traído a occidente por el maestro Gurdjieff y desde allí fueron miles las personas que han logrado interpretar y entender toda la enseñanza que nos regala esta herramienta

Pero ¿Qué es y para qué sirve conocer el Eneagrama? Este conocimiento está basado en la certeza de que existen 9 rasgos predominantes de la personalidad humana, 9 arquetipos, 9 atributos, 9 esencias, donde 1 va a destacar predominantemente sobre las demás.

Este rasgo es lo que va a determinar, a lo largo de la vida, la manera de mirar y pararnos frente a los acontecimientos a los que nos enfrentamos. Tener un conocimiento claro de cual es nuestra esencia, cuáles son esas virtudes y características que nos diferencian y nos destacan, como así también los vicios o tendencias hacia las sombras de nuestra personalidad, nos permite lograr un entendimiento y una autogestión consciente de lo que me está pasando a cada momento y cómo responder ante ello de la mejor manera posible, haciendo uso de nuestro “kit de herramientas” de fábrica.

¿Cómo reconozco mi esencia?

Hay varios caminos para lograrlo, una es una lectura del mapa personal, que se hace con el acompañamiento de un lector entrenado que nos guiará en el auto reconocimiento de la esencia, mostrándonos y haciéndonos ver cuál es nuestra tendencia o “camino” que recorremos al desintegrarnos frente a alguna situación que nos desestabilice, como también el recorrido inverso, cuando logramos sacar a la luz las virtudes y cualidades que caracterizan mi esencia.

Otra opción es a través de un taller o formación que aparte de entender mejor lo que el Eneagrama tiene para mostrarme de mi personalidad, podré comprender y validar el “Ser” del otro, de la pareja, los padres, hijos y todos los vínculos de los que nos rodeamos e intentamos relacionarnos desde el amor y respeto por la autenticidad de cada uno. Esto se logra entendiendo los patrones que rigen cada esencia, los caminos de integración y desintegración de cada una de ellas, las virtudes y los puntos ciegos con los que lucha cada Eneatipo, brindándonos la claridad para aceptar y acompañar cada proceso y facilitarles las herramientas para el desarrollo óptimo de cada ser, y en consecuencia sanar esa relación fortaleciendo el vínculo con otros.

En mi experiencia este camino de introspección y autodescubrimiento lleva echando raíces hace7 años, en principio de la mano de una gran amiga que logro mostrarme de una manera tan amorosa como rigurosa todas las facetas de mi esencia, cómo me relacionaba y vivía desde ella muchas veces en automático, sin ser consciente. Luego en la búsqueda de una interioridad sana y coherente me sumergí en la formación del Dr. Roberto Pérez, cofundador de la “Fundación Centro Argentino de Eneagrama” encontrando ahí el entendimiento profundo del “esqueleto” psíquico, conductual y vincular que tenía y usaba por “defecto”, “porque así soy yo”.

Y en el momento justo en que ves algo, es que ya no puedes dejar de verlo. Por eso cuando me encontré en camino de auto conocerme, de entender mis sombras, de saber cuáles son las herramientas que el Eneagrama brinda para mi esencia, lo que pasó es que entendí lo responsable que soy de mi vida, y dejé de echar la culpa al afuera y me tocó hacerme cargo y protagonista de mi existencia.

Y esto vale para cada persona que se deja atravesar por la sabiduría, que se anima a verse a través de ella, ya que aprendemos es a relacionarnos mejor (con los otros y con uno mismo), a auto gestionarnos en corporalidad y emociones en esos días difíciles y empezamos a sanear los vínculos con los que nos rodean.

El Conocimiento es poder – “Francis Bacon”. El uso de esta herramienta conlleva una gran responsabilidad, ya que al entender a través de su conocimiento las diferentes “trampas” y conductas básicas de cada esencia, entendemos cómo, a través del amor, colaborar en el crecimiento de cada Eneatipo. Pero si no somos conscientes al hacer uso de ella, podemos caer en la trampa de etiquetar a las personas, creer que son un número, empezar a forzarlas para que se vean a través de esta sabiduría, y perderíamos el valor mismo de su aplicación.

Iniciar el camino del autoconocimiento por esta herramienta puede llegar a ser beneficioso, porque si bien no promete un camino de rosas, la misma sabiduría te mostrará tus debilidades, tu flaquezas a trabajar, con lo que naturalmente luchas o temes, y al mismo tiempo te enseñara el aprendizaje y todo el poder que tiene ese camino de sombras para que lo capitalices, sanes en él, lo abraces e inicies ese camino hacia las luces de tu esencia, logrando integrar todo para sacar la mejor versión de ti.

Jonathan Valenzuela.jpg
Jonathan Valenzuela, facilitador de Eneagrama y Coach Ontológico

Jonathan Valenzuela, facilitador de Eneagrama y Coach Ontológico

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario