Información General

Google celebra los 200 años del Museo del Prado con un ingenioso doodle

Uno de los más ricos patrimonios artísticos del mundo cumple dos siglos de historia. Las treinta curiosidades que quizás no conozcas.

Martes 19 de Noviembre de 2019

Repasamos algunas de las grandes anécdotas y datos y curiosidades que rodean al Museo del Prado, que hoy cumple nada menos que doscientos años.

1. La colección, en cifras

Obras totales: más de 33.000. Obras expuestas: más de 1.700 en las salas de la colección permanente, a las que se suman más de 550 en exposiciones temporales dentro o fuera del museo. Obras en almacén: más de 27.000. Dicen que en sus 200 años de vida se perdieron casi un millar y que de ellas se lograron localizar 41.

2. Visitantes

En 2018 el Prado tuvo 2,9 millones de visitantes, un 2,4% más que en 2017. De ellos, un 41,17% eran residentes en España y 58,83% extranjeros. Entre estos últimos, los más numerosos fueron italianos, coreanos, franceses y norteamericanos, por este orden.

3. La primera obra que compró el museo

«La Trinidad» de Ribera, en 1835.

4. La última incorporación al museo

«Cristo resucitado», de Giulio Clovio (primera obra del artista en sus colecciones). Ha sido donado a American Friends of the Prado Museum por la coleccionista española Pilar Conde Gutiérrez del Álamo.

5. Las compras más caras

En 2003, el Prado adquirió un cuadro de Velázquez por 23 millones de euros. Entonces se conocía como «El barbero del Papa», pero finalmente el retratado se identificó como Ferdinando Brandani, funcionario de la Corte papal. Tres años antes, el Ministerio de Cultura ejerció el derecho de tanteo para adquirir «La condesa de Chinchón», de Goya. Su dueño, la familia Rúspoli, la había vendido por 4.000 millones de pesetas (más de 24 millones de euros) a un coleccionista particular. Se dijo que era Juan Abelló. La última compra millonaria fue «La Virgen de la granada», de Fra Angelico, adquirida a la Casa de Alba por 18 millones de euros.

6. La primera exposición monográfica de una mujer

La primera exposición monográfica de una mujer pintora en la historia del Prado se celebró en 2016-2017. La afortunada, la pintora flamenca Clara Peeters, que se autorretrataba en los reflejos de los objetos metálicos de sus pinturas.

7. Un museo «machista»

La diferencia entre el número de mujeres y hombres artistas representados en las colecciones del Prado es abismal: 33 son las pintoras (69, si incluimos grabadoras, ilustradoras, etc), frente a 5.000 hombres. No ha habido ninguna directora del museo ni presidenta del Patronato en sus 200 años de vida.

8. Los momentos más delicados de la historia del museo

Unas bombas de aviación, arrojadas el día 16 de noviembre de 1936 sobre Madrid, cayeron en el Museo del Prado y su entorno. El Gobierno de la República decidió evacuar, a bordo de 71 camiones, las principales obras (no sólo del Prado) desde Madrid a Valencia, de allí a Barcelona y Figueras para llegar finalmente a Ginebra en 1939. Miguel Falomir recuerda que, años antes, concretamente el 25 de noviembre de 1891, Mariano de Cavia publicó una famosa «fake news» en «El Liberal»: un incendio había destruido la colección del Prado. Lo hizo para denunciar las precarias condiciones del museo.

9. Crisis

El museo ha sufrido goteras, la ampliación de Rafael Moneo enfrentó al arquitecto con los vecinos de los Jerónimos, las obras del Casón del Buen Retiro (hoy Centro de Estudios del Prado) se retrasaron una década... En unos años convulsos, directores de la pinacoteca fueron destituidos o dimitieron por diversos motivos: declaraciones de rechazo sobre la Guerra del Golfo (Alfonso Pérez Sánchez), la publicación de un reportaje de sillas en una revista de la que su mujer era consejera editorial, realizado en la sala de «Las Meninas» (Francisco Calvo Serraller), o las propias goteras (Felipe Garín). El museo también vivió una agria polémica con Patrimonio Nacional, que reclamaba cuatro obras maestras de su propiedad: «El Descendimiento», de Van der Weyden, «El Jardín de las Delicias» y la «Mesa de los Pecados Capitales», ambas del Bosco, y «El Lavatorio», de Tintoretto.

10. Primera obra adquirida por el Prado gracias al micromecenazgo

«Retrato de niña con paloma», de Simon Vouet.

11. La obra que ha generado más polémica

El «Guernica» llegó en 1981 a España procedente del MoMA de Nueva York, como era el deseo de Picasso. En 1992 se trasladó al Reina Sofía, debido a la división de las colecciones. La frontera: la fecha del nacimiento de Picasso, en 1881. La decisión del que fuera director del Prado, Miguel Zugaza, de arrebatarlo al Reina Sofía para exhibirlo en el Salón de Reinos en una especie de Museo de la Paz encendió las alarmas. El mundo del arte rechazó mayoritariamente el proyecto, que quedó descartado.

12. La obra más accidentada

Durante la evacuación de las obras del Prado en la Guerra Civil, el camión donde viajaban dos pinturas de Goya, «La carga de los mamelucos» y «Los fusilamientos del 3 de mayo», chocó en 1938 en el pueblo de Benicarló con una casa que había sido bombardeada. Un trozo de la fachada cayó sobre las obras, que sufrieron graves daños. Décadas después fueron restauradas.

13. La obra más viajera

Aunque se cree que son «Las Majas» de Goya, con 47.185 kilómetros a sus espaldas, los dos cuadros que más veces se han prestado son un «Autorretrato» de Goya, que ahora mismo está en La Habana, y el «Agnus Dei», de Zurbarán.

14. La obra más apasionada

Para gustos, los colores. Falomir cita «La bacanal de los Andrios», de Tiziano. Pero bien podría ser «Venus y Adonis», del mismo artista.

15. La obra más erótica

La «Dánae» de Tiziano. Júpiter se metamorfosea en una lluvia de oro para hacer suya a la que es, para muchos, «la mujer más hermosa del Prado». Esta obra fue adquirida por Velázquez en Italia.

16. La obra más violenta

Según Miguel Falomir, los dos «Saturno devorando a su hijo» (el de Goya y el de Rubens) y las dos «Furias» de Ribera. Pero hay otra obra de Rubens, «El banquete de Tereo», que ríase Tarantino. Narra una escena brutal. Tereo era un rey tracio que se casa con la princesa ateniense Procne, pero se enamora de su cuñada, Filomena, a la que viola. Para que no lo revelase le corta la lengua. Filomena, que no puede hablar, le cuenta a su hermana la violación a través de un bordado. Procne se venga de su esposo matando a Itis, su propio hijo. Lo trocea, lo cocina y se lo da a comer a Tereo. Cuando éste pregunta por Itis, Procne le lleva su cabeza en una bandeja.

17. La Sala Reservada

El Prado contó con una Sala Reservada de 1827 a 1838. En ella colgaban 72 cuadros, entre ellos «Adán» y «Eva» de Durero; «Lot embriagado por sus hijas», de Furini; «Las Tres Gracias», de Rubens, o «Susana y los viejos», de Tintoretto. Su acceso era restringido a personas provistas con un pase especial.

18. La obra más pequeña y la de mayor tamaño

Las obras más grandes del Prado son «La visión del Coloseo. El último mártir», de José Benlliure (561 por 728 centímetros), y «Degollación de San Juan Bautista y banquete de Herodes», de Bartholomeus Strobel (280 por 952 centímetros). La más pequeña, «Carlos Ortiz de Taranco», de Federico de Madrazo (11 por 8,5 centímetros).

19. Robos

En septiembre de 1918 se detectó que habían desaparecido del Tesoro del Delfín trece piezas y partes de otras que fueron desmontadas para venderlas al peso. Se recuperaron solo unos restos. Fue detenido Rafael Coba, un antiguo funcionario del Prado, al que ayudaron tres celadores del museo. Coba estuvo encarcelado seis meses.

20. El retrete de Fernando VII

El Prado ha reconstruido en su bicentenario el Gabinete de Descanso de Sus Majestades, creado en 1828, con 44 de sus pinturas originales, y la pequeña sala de aseo anexa, donde se hallaba el retrete real.

21. Picasso, director

En 1936 Picasso fue nombrado director del Museo del Prado por el Gobierno de la República. Nunca ejerció, pero, al parecer, tenía sueldo.

22. Los principales donantes

El Prado ha contado con grandes donantes en sus 200 años: entre los principales, Ramón Errazu, Pablo Bosch, Pedro Fernández Durán, Francesc Cambó, Manuel Villaescusa o José Luis Várez Fisa. Por número de obras, la duquesa de Pastrana, en el siglo XIX. Y en 1981 el barón Émile d’Erlanger donó al Prado las pinturas negras de Goya.

23. ¿Franco regaló un Goya a Hitler?

Se cree que el Gobierno de Franco pudo ordenar en 1940 la compra de «La marquesa de Santa Cruz», de Goya, a sus propietarios, la familia Silva, por cerca de un millón de pesetas para regalársela a Hitler. Miguel Falomir cree que es un mito. El Prado lo adquirió en 1986.

24. Un toro en el Prado

En 2013-2014, dentro de la exposición «Historias Naturales», comisariada por Miguel Ángel Blanco, se incluyó en la galería central del museo un toro disecado: el Toro de Veragua.

25. Arte contemporáneo

En los últimos años han expuesto en el Prado artistas vivos como Thomas Struth, Cai Guo-Qiang, Richard Hamilton, Cy Twombly, Eduardo Arroyo o Miquel Barceló, que hizo una performance en el Casón. Cristina Iglesias creó las puertas de bronce del edificio de la ampliación de Moneo.

26. La temperatura del museo

La temperatura de las salas es de 22 grados +/- 1. La humedad es de un 50%. En cuanto a las obras sobre papel, el Prado las ilumina a 40 lux (los museos no aconsejan más de 50). En la exposición de los dibujos de Goya oscila la iluminación entre 30 y 40 lux.

27. No hay sala 13 por superstición

En la sala XII cuelgan «Las Meninas». El lienzo fue restaurado en 1984 en el taller del Prado por el equipo del museo, dirigido por el especialista John Brealey, del Metropolitan de Nueva York.

28. «La Dama de Elche»

«La Dama de Elche» llegó a España en 1941 procedente del Louvre, gracias a un intercambio de obras entre los Gobiernos español y francés. Estuvo en el Prado durante tres décadas. Se hallaba expuesta en la sala 71, llamada «Sala de la Dama de Elche». En 1971 se trasladó al Museo Arqueológico Nacional.

29. La «Gioconda» del Prado

En 2012 se hace público, tras unos estudios técnicos, que la copia de la «Gioconda» del Prado es contemporánea a Da Vinci. Podría ser obra de alguno de los discípulos de Leonardo.

30. El personaje más querido de museo

Es el conserje Luis Eusebi. Dicen que tenía atribuciones en algunos casos próximas a las de subdirector.

ABC.es

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario