Durante la Semana Santa los cristianos siguen la tradición de no comer carne roja el Viernes Santo, algunos de hecho no comen el jueves; incluso hay quienes optan por no consumirla durante toda la semana.

La Semana Santa es la conmemoración de la pasión, muerte en la cruz y resurrección de Jesús. Comienza el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección.

Los católicos en todo el mundo honran la muerte de Jesús, y deciden homenajearlo con una comida en familia donde se disfrutan empanadas de vigilia u otras preparaciones de pescado o mariscos sin carne roja. Pero, ¿por qué?

Según las enseñanzas de la Iglesia Católica, comer carne roja representa el cuerpo de Cristo crucificado, y de acuerdo a la tradición, los católicos comen pescado en Semana Santa para cumplir con las Sagradas Escrituras.

En el evangelio de Juan (21:5) se lee: "Entonces Jesús les dijo: Hijos, ¿acaso tenéis algún pescado? Le respondieron: No". De esta manera se busca honrar los deseos que tuvo Jesús en vida en el día de su muerte.

También se hace referencia a este animal en el evangelio de Lucas (9:13), uno de los momentos más recordados de Jesús donde multiplica los panes y el pescado para un pueblo entero.

En base a estos escritos de la Biblia, se acostumbra consumir pescado y evitar comer carnes rojas durante el miércoles de ceniza, el primer viernes de Cuaresma y el Viernes Santo.