La adolescente de 13 años denunció junto a su padre en los medios cordobeses un acto de discriminación: no la dejaron entrar al colegio, al que concurre desde los cuatro años, debido al corte de pelo que se hizo en las vacaciones.

El hecho ocurrió en Escuelas Pías, de la ciudad de Córdoba. En medio de sus vacaciones, Brenda se había teñido el pelo de color azul. Cuando llegó al colegio, según la denuncia, le dijeron que no podía ir de esa manera.

Pero no quedó todo ahí: la alumna se sacó la tintura azul, volvió a la escuela al día siguiente y no la dejaron entrar porque su corte, con la cabeza rapada de un solo lado, no era el adecuado.

El padre de la chica denunció el caso de discriminación y aseguró que nunca fue notificado. Sin embargo, relató que cuando fue a hablar con los directivos de la escuela le dijeron que su hija había roto el reglamento.

Según indicaron los medios locales, la escuela obligaba a sus estudiantes mujeres a ir al colegio "con su color de pelo natural, limpio, bien peinado, recogido y sin pelos sobre la cara".

Tras hacer los reclamos sin éxito en la Dirección de Institutos Privados de Enseñanza (Dipe) y en el Inadi, la familia resolvió cambiar a Brenda de colegio. "Empezamos los trámites para el pase a otra escuela. Otros colegios nos han llamado para ofrecerme una solución", dijo el padre.