Caso Débora Pérez Volpin

Pérez Volpin: tres años para el endoscopista y fue absuelta la anestesista

A su vez, la Justicia absolvió a la anestesista del cargo de "homicidio culposo" de la periodista y legisladora

Sábado 03 de Agosto de 2019

Tras siete audiencias y luego del testimonio de 58 testigos en el juicio por la muerte de Débora Pérez Volpin, la Justicia condenó al endoscopista Diego Bialolenkier a tres años de prisión en suspenso y a siete años y medio de inhabilitación para ejercer su profesión. A la anestesista Nélida Inés Puente la absolvió del cargo de “homicidio culposo” de la periodista y legisladora. La familia no apelará el fallo respecto del endoscopista, pero sí tal vez lo haga en lo referido al anestesista, adelantó anoche a la salida del tribunal el abogado Diego Pirota.

“La familia no estaba buscando venganza”, aclaró sobre la decisión de no apelar la condena a Bialolenkier, menor a la pedida. Enrique Sacco, esposo de Débora, declaró luego: “Aceptamos el fallo del tribunal. No estamos conformes, pero lo aceptamos. Hoy tenemos justicia. Nos vamos tranquilos”. Pero aclaró que se iniciarán acciones legales contra la clínica.

El próximo 9 de agosto se leerán los argumentos de las sentencias, que anoche no se conocieron, y se sabrá si hay apelaciones. La querella que representa a la familia había pedido cuatro años y cinco meses de prisión para Bialolenkier y tres en suspenso para Puente. La fiscal María Luz Castagni había pedido cuatro años para el endoscopista y tres para la anestesista, cuya defensa había pedido la absolución.

También habían solicitado que ambos profesionales sean inhabilitados para ejercer durante un período de diez años. Esto no se concedió para la anestesista y se dieron siete años y medio de inhabilitación al endoscopista. Además, los querellantes pidieron juzgar por falso testimonio a la instrumentadora ante las irregularidades e incongruencias en su declaración en la Justicia. Esto también fue desechado por el tribunal. El alegato de la querella incluyó un pedido de cargos de encubrimiento contra las autoridades del Sanatorio de La Trinidad.

Débora murió el 6 de febrero de 2018 tras una videoendoscopía digestiva “alta” con anestesia. El Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema, encargado de realizar la autopsia, había señalado que la muerte fue “violenta” y “hubo una perforación instrumental del esófago”. O sea, que el endoscopio le provocó la muerte por perforación. La querella había pedido una pena más dura para Bialolenkier que para Puente al considerar que el anestesista “mintió”. Así lo dijo el abogado de la familia, Diego Pirota. “Siempre mintió, desde el mismo día de los hechos, en el que sabía lo que pasó, hizo todo lo posible para que no lleguemos a esta instancia de verdad y lo peor es que terminó tratando de que su colega, la otra responsable, tenga el doble de responsabilidad. Ella siempre dijo la verdad, el problema es que está contando cuáles fueron las equivocaciones que cometió”, afirmó sobre la anestesista.

El endoscopista dijo que “todo funcionaba correctamente” y negó que hubiera “una lesión esofágica en la cara anterior, si el endoscopio se apoya sobre la posterior”. Por su parte, Puente apuntó contra el endoscopista, al asegurar que estaba “indignada” por la declaración de su colega, y sostuvo que “evidentemente era una hemorragia digestiva”. “El (Bialolenkier) me ayudó a quitar el abreboca y a darla vuelta junto con la instrumentadora (Miriam Frías). ¿Cómo no vio el edema en la cara? ¿Cómo no se acuerdan de nada?”, se preguntó la anestesista. Puente pidió ampliar su declaración luego de escuchar a su colega. “Cuando escuché la alarma del monitor le levanté el brazo a la paciente, vi el abdomen duro y Diego miró y lo vio. Yo pensé que ese aire estaba en el tubo digestivo por eso le dije que salga”, relató. “Le digo: «¡Aspirá, aspirá!’» para que saque el aire, y me dijo: «Esto no funciona»”. Pirota afirma que peritos de la UBA confirmaron que el endoscopio no funcionaba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario