Judiciales

Peritajes a la denunciante de Pablo Rago apuntaron que "no hay indicios" de abuso sexual ni maltrato

Los resultados entregados al juzgado advierten que "no hay indicios de haber sufrido violencia sexual", "ni trauma psicológico"

Jueves 20 de Febrero de 2020

La licenciada del cuerpo médico forense que realizó el peritaje psicológico a Érika Basile, la mujer que denunció al actor Pablo Rago por abuso sexual, determinó hoy que “no hubo ningún indicio de agresión sexual, ni psicológica”, según informaron fuentes judiciales.

El informe, que se entregó esta mañana, lleva las firmas de la perito oficial Mónica Herrán, y los peritos de parte Alejandro Laffite (por la querella) y Liliana Cornazzani (por la defensa).

Los resultados entregados al juzgado advierten que “no hay indicios de haber sufrido violencia sexual”, “ni trauma psicológico”, explicaron a Télam las fuentes.

Lo que sí pudieron observar, y por ello el perito de la defensa firmó en disconformidad, es que a la denunciante le detectaron algunos “componentes psicopáticos”, lo que significa que es una persona capaz de apelar a distintas cuestiones para lograr un fin determinado, mentir o manipular, agregaron las fuentes.

Al respecto, el abogado del actor, Fernando Burlando, aseguró a Télam: “Ya lo dije en su momento y lo reitero ahora, hubo muchos que estigmatizan a Rago y ahora le van a tener que pedir perdón”.

Embed

“Esto va a ser muy difícil, tenemos que ver cómo va a recomponer su vida Rago”, añadió el letrado.

Según explicaron las fuentes, el peritaje se realizó en dos etapas, una primera en la que le realizaron una entrevista abierta, donde la denunciante contó por su cuenta lo supuestamente vivido, y una segunda etapa semipautada con preguntas de la perito.

También se le realizaron pruebas proyectivas, o test de personalidad, que permiten llegar fácilmente al inconsciente, debido a que el sujeto desconoce qué aspecto de su personalidad están evaluando y por tanto no puede controlar las respuestas.

El caso se inició en 17 diciembre de 2019 cuando Érika Elizabeth Basile, de 34 años, se presentó en la Comisaría Vecinal 11 para exponer que trabajó como actriz realizando participaciones secundarias en distintos programas, y que en 2013 conoció en Canal 9 a Rago, con el cual mantuvo solo comunicación telefónica hasta 2015.

En la denuncia, la mujer explicó que en diciembre de ese año pactaron encontrarse en el departamento del actor, donde “consumieron bebidas alcohólicas, y luego de varios minutos de charla, él comenzó a tocarla en su parte genital, llegando a penetrarla sin su consentimiento”.

Basile explicó que “no radicó la denuncia oportunamente por temor” y la policía luego dio intervención al Juzgado Criminal y Correccional 54, a cargo de Walter Candela, quien dispuso la recepción de la denuncia y una entrevista con la Brigada del 137.

En 7 de enero de este año, la Justicia imputó por “abuso sexual gravemente ultrajante por acceso carnal” a Rago y ordenó que el Cuerpo Médico Forense realice un peritaje psicológico para determinar si existe un trauma derivado del episodio denunciado, resultado que finalmente llegó esta mañana al juzgado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario