Información General
Domingo 25 de Febrero de 2018

Según una encuesta, 8 de cada 10 inquilinos cree que nunca será propietario

El relevamiento, impulsado en forma on line por la Federación Nacional de Inquilinos, alcanzó a 19.000 argentinos.

Según una encuesta on line que la Federación Nacional de Inquilinos realizó a 19.000 argentinos que viven bajo estos parámetros determinó que los mismos destinan cerca del 41% de sus ingresos a pagar el alquiler y que casi ocho de cada 10 (el 77%) cree que nunca podrá acceder a una vivienda propia.

El relevamiento, que se llevó a cabo entre el 1 y el 31 de enero, demostró también que la principal preocupación de quienes alquilan es el precio de la renta mensual (87 por ciento), seguido por inquietudes como los requisitos económicos para ingresar (61 por ciento), comisión inmobiliaria (59 por ciento) y las garantías (45 por ciento).

"La elaboración de este informe es un hecho inédito para el sector, ya que no hay mediciones oficiales acerca de la problemática del alquiler de vivienda", aseguró la Federación de Inquilinos Nacional en un comunicado. El estudio recuerda además que en Argentina el número de personas que alquilan su vivienda aumentó un 11 por ciento en los últimos 17 años, y que los hogares alquilados, donde viven unos 8 millones de personas según datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), representan el 17 por ciento del total. No obstante, ese porcentaje es mayor en algunas urbes como la ciudad de Buenos Aires (38 por ciento), Ushuaia (34 por ciento) y Río Gallegos (30 por ciento), según el Instituto de Estadísticas porteño y la EPH, citados por la organización.

Asimismo, siete de cada 10 personas que respondieron la encuesta alquilan desde hace más de tres años. "Una vez que las familias ingresan en la rueda del alquiler, con aumentos que superan ampliamente los índices de inflación y variación salarial, les resulta muy difícil salir", aseguró la Federación.

Para esa organización, la "trampa" involucra "además de dejar un importante porcentaje del ingreso familiar" al propietario, "tener que generar un ahorro para hacer frente a las renovaciones bimestrales y actualizaciones de depósitos".

Como consecuencia, aún hogares que cuentan con ingresos medios "ven como posibilidad muy lejana acceder a una casa propia", por lo que ser inquilino "ya no es un estado por el que pasan los jóvenes, sino una característica que se extiende a lo largo de la vida".

Además, los encuestados aseguraron destinar 41 de cada 100 pesos para pagar el alquiler, sin incluir expensas, impuesto inmobiliario, servicios ni otros gastos de mantenimiento de la vivienda, aunque en provincias como La Rioja, Santa Cruz, Misiones y Salta la renta representa una proporción aún mayor: 47.5, 46.9, 45.1 y 43.1 por ciento, respectivamente.

El estudio recuerda que "históricamente el alquiler representó un 25 por ciento sobre el salario promedio", lo que implica que su peso aumentó 15 puntos porcentuales en los últimos años.

Las conclusiones revelan también que más de la mitad (51 por ciento) paga expensas que no discriminan entre gastos ordinarios (que corresponden al inquilino) y extraordinarios (arreglos y mejoras sobre el edificio, que debería pagar el dueño), lo que genera mensualidades abultadas "que no sólo valorizan el inmueble, sino que elevan de forma encubierta la rentabilidad del sector propietario".

Además, la cuarta parte de los encuestados aseguró haber sufrido en algún momento "dificultades para alquilar por tener hijos", una realidad que afecta sobre todo a las mujeres (28 por ciento). Asimismo, sólo el 63 por ciento alquila "a dueño directo", aunque esa modalidad evidencia "un crecimiento como respuesta a una intermediación abusiva e injusta".

Y a pesar de que el 64 por ciento de los inquilinos averiguó por un crédito hipotecario, el 77 por ciento cree que "nunca será propietario", porcentaje que se eleva al 80 por ciento entre quienes alquilan desde hace más de una década.

"Eso deja muy claro que el crédito hipotecario nunca fue, es ni será la solución al problema del acceso a la vivienda", aseguraron. Al ser consultados sobre el rol del Estado, el 97 por ciento afirmó que "no hay control desde los organismos públicos sobre el cumplimiento de las leyes que regulan la actividad inmobiliaria", y el 92 por ciento percibió que "el Gobierno nacional no tiene iniciativas para que las relaciones contractuales sean más justas".

"Eso demuestra la importancia de avanzar con el tratamiento de la Ley Nacional de Alquileres, que fue aprobada por unanimidad en el Senado y espera su tratamiento en Diputados", afirmó Gervasio Muñoz, presidente de la Federación.