Información General
Miércoles 20 de Diciembre de 2017

Signo por signo del horóscopo Chino, lo que te depara el 2018

PERRO: el trabajo no será especialmente exigente, pero eventuales retrasos pueden producir un caos. Y se requerirá que, con sus acciones, el perro aporte claridad, deje en libertad su pensamiento y su corazón. Será una tarea crítica que puede iniciar una nueva etapa en su vida y transformarlo profundamente. Tendrá que salir de la posición de amargura de quien cree que está todo mal y apostar al bien haciendo el bien. Podrán poner la trampa sobre la mesa y desbaratarla. Para ello, la mejor estrategia será el realismo: aceptar que no es posible enderezar al mundo entero y delimitar el espacio donde sí se puede enderezar.

CHANCHO: es bastante claro que será un año propicio para que los chanchos produzcan algo que les resultará importante, pero eso ¿será bueno o malo? Depende de lo que produzcan, de su propia reacción, de lo que les pase a otras personas... El proceso de la creación tendrá tres condiciones. La primera es que en el 2018 algo en su interior los apurará. La segunda condición es qué deben hacer con otros. No van a poder solos, o lo que encaren no saldrá del todo bien. La tercera es la concreción de la obra, que no será algo interno, sino que saldrá de ustedes y caminará por el mundo. Y no alcanzará con producirlas, tendrá que guiarlos y ayudarlos a ponerse de pie.

RATA: todas las ratas deben estar atentas porque sufrirán un desequilibrio. Si fuera otro signo, quedaría quebrada, se encerraría asustada o correría a refugiarse con otros, pero ella seguirá andando. De hecho, será llevada por una energía mayor que la usual. No conocerá el cansancio en su marcha, no se quedará quieta, recorrerá todos los caminos, creará todos los itinerarios posibles, será el año en que agotará los mapas. Será la Rata quién dicte qué es importante, qué es bueno, qué es justo, qué es bello, qué es glorioso. Será uno de los años más dignos de su vida.

BÚFALO: será importante que haga un esfuerzo por comunicarse. Por otro lado, su cuerpo estará resistente a las enfermedades, pero a condición de que lo ponga en movimiento: ande en bicicleta, no postergue el gimnasio, entrene con sacrificio; o sea, sude. En el amor, para el Búfalo, que está cómodo con que cada uno vaya por su carril, será un año de cruzar caminos. Con los amigos va a ser tiempo propicio para armar sociedades, hacer negocios, invertir juntos. En el trabajo va a convenir dejarse llevar por las ganas de emprender, tomar la iniciativa.

TIGRE: empieza el año con una deuda: debe hacer todo lo que no hizo últimamente para que las cosas salgan del estado de mediocridad y comiencen a elevarse. Tienen que dirigir sus acciones a las personas que aman desde las entrañas y a aquellos que los siguen, a quienes hacen vivir. Es seguro que en el 18 van a hacer viajes de largos días, en los que, si están en el camino, encontrarán personas que les resultarán inexplicablemente familiares (lo cual no significa que sean buenas personas ni que deban confiar). Lo bueno estará en haber estudiado la situación de cada persona cercana, haber entendido qué podían hacer y haberse jugado a hacerlo.

CONEJO: habrá que trabajar mucho para que el 18 no derrape. Lo que lo hará malo será su baja calidad y su agresividad. En las relaciones sociales constatará episodios de deslealtad e hipocresía que se repetirán hasta naturalizarse. Su capacidad para crear ánimos que envuelvan a todos fracasará. En los grupos de trabajo notará que crecerá la indolencia y la apatía para cumplir las metas. Además, advertirá una inflamación del autoritarismo. La buena noticia es que no le faltarán armas para enfrentar la situación y que no estará solo.

CABALLO: será necesario que ponga mucho de sí porque, en cada emprendimiento que encare con indolencia, perderá. Los desafíos son todos parte de un solo reto: el de reparar lo que se ha arruinado con el tiempo, la desidia y la torpeza. El año que viene tendrá libertad de acción. Se habrá sacado de encima personas que lo sujetaban molestamente y será como un fuego purificador. Tomará lo que ha sido aplastado y lo liberará. Lo más importante es que sólo saldrá victorioso si cumple dos objetivos: entender qué causó la corrosión y programar cómo debe ser su futuro y encaminarse hacia ahí.

CABRA: rechazará los ataques frontales y groseros. Sin embargo, tiene que cuidarse de lo que coma, beba o fume. Tiene que conectarse con aquello que es hermoso porque se redime haciéndole bien, porque es generoso, hospitalario, indulgente. Quiere su bien y por eso la protege. En cuanto tenga protección, durante el 18 la cabra percibirá batallas, pero muy lejos. No le afectarán directamente, salvo que se ponga en su camino. Tendrá que buscar a las personas con quienes la unen lazos de cariño incondicional. No importa que sean reales o imaginarias, que estén vivas o muertas. Sean como fueren, tendrán algo para decirle. Durante el año del perro la cabra va a recibir inspiraciones fuertes si va hacia las personas que necesitan beneficiarla.

DRAGÓN: debe prepararse para un año de enfrentamiento. No pequeñas escaramuzas de rutina, sino un solo enfrentamiento grande. La lucha se dará en el terreno donde habitan las razones de nuestra vida, ¿por qué hacemos esto?, ¿por qué queremos más?, ¿por qué nos conformamos con esto y no con aquello? Sin embargo, el dragón tiene en su interior una nobleza a la que recurrir. Si no se da por vencido, verá con qué fuerza lo encenderá la certeza de que deben imponerse la verdad y la justicia, la lealtad, la dignidad, la amistad, la generosidad. El mejor consejo es que, apenas perciba el avance de la mediocridad, se ponga de pie y luche por desbaratarla. Debe saber que el único triunfo será haberse endurecido.

SERPIENTE: entre los doce animales, es posible que las serpientes tengan el año más interesante. Van a sentir un empuje diferente, necesidad de moverse sin saber de dónde viene esa energía. Por otro lado, encontrarán a cada paso invitaciones a la acción y tendrán ganas de hacerlo. Las condiciones estarán dadas para que lleven hasta un alto refinamiento situaciones, metas, personas, objetos, equipos, planes, obras, anhelos, cualquiera sea la materia con que elijan trabajar: no será necesaria una búsqueda en lo exótico, porque todo lo que las rodea las reclamará. Ese refinamiento hará que los objetos de su trabajo desplieguen a pleno su potencia. Les convendrá orientar sus ingresos hacia asuntos que tienen mucho sentido y capacitarse lo máximo posible.

MONO: luego de un año en que le sacudieron todas las ramas, el mono arribará a un terreno más firme. Pero eso no son necesariamente buenas noticias. La estabilidad y el apoyo que ofrece el suelo, anhelado por muchos, no es precisamente su estado soñado. Lo que creemos que estará para siempre porque siempre lo estuvo, puede esfumarse en un instante. Debe valerse para sobrellevar un año que será como remar en dulce de leche con corriente en contra. Salvo accidentes, que siempre los hay, no deberá tener problemas de salud. El año del perro será muy modesto en el plano material. No será buena época para correr detrás de lo ilusorio.

GALLO: todos estuvieron sometidos a la agitación o el estrés. Felicitaciones porque se jugaron. El 18 será un año de concepción, ¡sin pausa! Será un año para cultivar nuevas metas en la vida, para sí mismos y para aquellos a quienes tienen a su cargo. Les conviene no inventar conflictos y enfrentamientos que les propicien enemigos. Sentirán que es el comienzo de un nuevo ciclo. El gallo necesitará el reposo del guerrero. Estará un tanto aislado, sólo rodeado de los suyos. Es momento de que el gallo se deje cuidar tanto como él cuida a los otros.
años horoscopo chino.jpg

Contexto