Una anciana caminaba por la ciudad rusa de Barnaúl cuando fue sorprendida por la tremenda explosión de una tubería. La mujer quedó completamente bañada en materia fecal, pero no sufrió heridas.

En el video se puede ver cómo un "géiser" de agua sucia envuelve a la señora que pasaba a pocos metros de la alcantarilla que estalló.

La compañía energética, que realiza servicios en la región, afirma que el agua no estaba caliente y que la transeúnte no sufrió quemaduras.

Cronica