A Zulema la encontraron abandonada en la calle. Estaba enferma, desnutrida y sola. Desde la Asociación De Patitas a Casa la rescataron y la cuidaron. Pero esta perrita no tenía un solo dueño sino que todos los vecinos de Pergamino le daban comida y, por sobre todas las cosas, amor. Pero la semana pasada defendió a una vecina de un robo y murió apuñalada.

Gracias a los cuidados recuperó las ganas de correr, de jugar y de vivir. Era común verla por el puesto de diarios o por el gimnasio acompañando a la gente. Todos la conocían, la querían y de alguna manera la habían adoptado. Zulema era de todos, según publica el portal TN.

Micaela, una usuaria de TN y La Gente contó en su posteo: "Seguro tuvo dueño cuando fue joven, porque te daba la pata en cualquier momento que se la pidieras. Zule fue muy feliz este tiempo que pasó con nosotros, y agradezco que apareció en buenas manos y pudimos salvarla aquella vez de su situación de calle".

Zule la peleó hasta último momento, pero lamentablemente murió al quedar involucrada en un asalto. El jueves pasado un delincuente le quiso robar a una grupo de amigas que salía del gimnasio. Alertada por los gritos, la perra salió en defensa de las víctimas, a las que conocía, y recibió una puñalada por parte del ladrón que descargó su furia sobre el animal.

Todos los vecinos la extrañan y sienten un vacío enorme. La despidieron con los ojos llenos de lágrimas, pero orgullosos de su acto de valentía. Si bien aparecerán muchos perros callejeros para ayudar, Zule siempre será especial, porque Zule vive en sus corazones.