Desde hace 45 días Nicolas Piccolotti decidió sumarse a la campaña que encabezan los bomberos voluntarios de San Jerónimo Sud con el único fin de contar con un cuartel propio que les permita llevar adelante su tarea.

Emanuel, hermano de Nicolas y bombero del cuartel de San Jerónimo Sud dialogo con UNO Santa Fe y relato el inicio de esta odisea de 5600 kilómetros que Nico se puso al hombro.

"El ser hermano y compartir un montón de cosas y momentos lo llevo a enterarse de que estábamos en un lugar prestado", relata Emanuel. Actualmente el cuartel de bomberos funciona en un predio cedido a comodato que finaliza en enero. "Nos van a dar una prorroga de unos meses, pero nos tenemos que ir", agrega el consultado. Si bien cuentan con un terreno para construir el nuevo cuartel ahora deben encarar la construcción del inmueble.

"El escucha esto y me cuenta que tenia pensado hacer un viaje en bicicleta uniendo dos puntos", recuerda Emanuel sobre el ofrecimiento que su hermano le hizo. En el intercambio ruge la idea de unir la Quiaca con Ushuaia.

El interrogante principal en ese momento fue como podía ayudarlos esa travesía a reunir el dinero que necesitan. Las experiencias de amigos de Nicolas ayudaron para darle forma al proyecto.

"El me dijo: "yo me largo" y al tiempo cargo la bicicleta en un colectiva hasta la Quiaca, desde ahí salio pedaleando", relata Emanuel quien destaca que desde San Jerónimo colaboran con Nicolas para brindarle datos e información sobre logística, generan los contactos con los cuarteles de bomberos de las localidades por las que pasando para que cuente con un espacio en donde dormir. Ademas lo asisten en cuestiones climáticas.

"El tiene casi todo el recorrido hecho, ahora estaba viajando a Estancia Irene que queda muy cerca del Calafate", adelanto Emanuel.

Desde San Jerónimo Sud estiman que Nicolas podría culminar con su hazaña en muy poco tiempo, por lo que ya están organizando la bienvenida del joven para el próximo 15 de diciembre. Esa jornada llegaría desde Ushuaia a Rosario.

La necesidad

El cuartel de los bomberos voluntarios tiene una antigüedad de 6 años, cuenta con un cuerpo de 22 bomberos, aspirantes y una estructura con equipamiento conformado de una auto bomba, un equipo de logística, herramientas hidráulicas, asistencia como para cualquier accidente que ocurra en la ruta 9 y autopista y un equipo para poder extinguir incendios de casas y pastizales.

"El problema es que no tenemos lugar propio, estamos en un galpón de un productor agropecuario que nos presto durante todo este tiempo cinco años sin cobrar nada, pero que se termina", explica Emanuel.

"Nosotros recibimos la donación de un terreno, en el pueblo, y tenemos que edificar. Hasta ahora se marcaron los pilotes, se hizo el tratamiento del piso para poder hacerlo ahora", destaco el integrante del cuerpo.

En 15 días estiman que empezaran con las perforaciones de los pilotes, lo que permitirá arrancar con la edificación.

"La realidad es que se hace cuesta arriba por los fondos es un proyecto que para poder mudarnos, sin muchas pretensiones no necesitamos menos de 3.5 millones de pesos", agregó.

A pesar de los subsidios nacionales y provinciales con los que cuentan no alcanza ya que estos se usan para un importante numero de tareas entre las que mencionaron el mantenimiento de los equipamientos.

Es por esto que se llevan adelante distintos tipos de beneficios."Todo el tiempo se hacen actividades para reunir dinero, el problema es que todo sale del pueblo y la realidad es que somos 2800 habitantes y construir una obra de este tamaño, se hace difícil. Es tratar de que alguien nos oiga para darnos una mano", sostiene Emanuel.