Informe especial: padres e hijos, en la vida y en el cine

La relación familiar llevada a la gran pantalla tiene hoy un ejemplo conocido con Will Smith y su hijo Jaden protagonizando Después de la tierra. Fotos y videos.

Martes 11 de Junio de 2013

Después de la tierra, filme de M. Night Shyamalan que está en cartelera local, vuelve a presentar en la pantalla grande a Will Smith como padre de su hijo en la vida real, Jaden Smith.

La relación familiar llevada a la ficción es algo que ya vimos en películas como Luna de papel, con Ryan y Tatum O’Neill, o En el estanque dorado, con Peter y Jane Fonda, e incluso con el curioso caso de Catherine Deneuve y Chiara Mastroianni, madre e hija en Les Bien-áimés, pero suegra y nuera en El primer día del resto de nuestras vidas (también conocida como Un conte de Nöel).

Madres e hijas

Hija de la pareja de oro del cine europeo en los años ’70, Marcelo Mastroianni y Catherine Deneueve, un enlace que duró cuatro años y que nunca llegó a sellarse en el altar, Chiara Mastroianni asegura que, salvo en la pantalla, nunca vio juntos a sus padres.

“Supongo que si no fuera mi madre, me daría miedo trabajar con ella, pero nuestra relación en la pantalla no tiene nada que ver con nuestra vida real. Por ejemplo, mucha gente piensa que es fría, pues no lo es”, reveló la actriz en 2011 durante la presentación de Cannes de Les Bien-aimés, donde las actrices recrean en la ficción sus roles de madre e hija.

Mucho más cinematográfica, aunque casi anecdótica, su relación como nuera y suegra en Un conte de Nöel (2008), una tragicomedia familiar donde apenas cruzan unas palabras.

Aunque, probablemente, las que más han repetido el rol fueron Diane Ladd y su hija Laura Dern, madre e hija, por decisión de autores tan diferentes como Martin Scorsese, David Lynch o Martha Coolidge en Alicia ya no vive aquí (1974), Corazón salvaje (1990) y El precio de la ambición (1991).

O la más precoz, Vivienne, una de las hijas de Brad Pitt y Angelina Jolie quien, a sus cuatro años, encarnará a la Bella Durmiente de niña en la película Maléfica (con fecha de estreno para el año que viene), protagonizada por su madre.

Padres e hijos

Uno de los actores más insistentes en esto de dejar una profesión labrada a sus descendientes ha sido Will Smith, cuyos hijos, fruto de su matrimonio con la también actriz y cantante Jada Pinkett, Jaden y Willow, han repetido los roles de hijos de su famoso padre en cintas como la reciente Después de la tierra (2013), pero antes ya lo hizo Jaden en En busca de la felicidad (2006) o en Soy Leyenda (2007), en este caso con la pequeña Willow.

No obstante, mucho antes que él ya lo hizo uno de los grandes veteranos del celuloide, Clint Eastwood, precursor también en la introducción en la interpretación de su descendencia.

Su hija Francesca, de 18 años, que tuvo con la actriz Frances Fisher, debutó en el cine con apenas dos años de edad en El camino de la fortuna (1995, cinta producida por Eastwood), y lo acompañó sólo cuatro años después en el rodaje de Ejecución inminente, donde también aparecía su actual esposa, Dina Eastwood.

Padres, hijos y nietos

Porque hay sagas familiares que sobreviven a la tercera generación, con pruebas cinematográficas tan evidentes como Herencia de familia (2003): Kirk, Michael y Cameron Douglas, abuelo, padre e hijo juntos; por no hablar de la matriarca, Diana Douglas, que también estaba en la cinta, como madre, esposa y abuela. Es decir, ellos mismos haciendo de sí mismos.

Curiosamente, esta era la primera vez que trabajaban juntos dos pesos pesados del nivel de Kirk y Michael Douglas. “Papá y yo nunca nos pudimos poner de acuerdo, aunque casi lo hicimos un par de veces, porque él es muy exigente”, recordó el protagonista de Bajos instintos.

Michael consiguió su Oscar como mejor actor por Wall Street, una cinta en la que trabajaban otro padre y su hijo: Martin y Charlie Seen, también actuando como padre e hijo.

Padres e hijas

Todo el mundo guarda en su recuerdo la deliciosa imagen de aquella pícara niña llamada “Addie”, Tatum O’Neill, dando la réplica a Ryan, su ya entonces oscarizado padre por Love Story (1971), en el filme Luna de papel (1973).

Ella ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto convirtiéndose en la actriz más joven en recibir el galardón, con tan solo nueve años. Después volvería a trabajar con él en Nickelodeon (1976), pero ya sin parentesco en la ficción.

Angelina Jolie no se lleva muy bien con su padre, de hecho la hija de Jon Voight quitó de su nombre el “Voight” en julio de 2002, poco después de rodar juntos, como padre e hija en la ficción, Lara Croft: Tomb Raider (2001).

Madres, padres, hijos e hijas

También hay curiosidades cinematográficas derivadas del parecido de los artistas con sus vástagos: el director español Manuel Estudillo eligió a Olivia Timarché para interpretar a la protagonista en su juventud en Jara (2000), al ser la joven una réplica idéntica a su madre, Ángela Molina.

Un parecido que sirvió para repetir en Memoria de mis putas tristes (2011), de Henning Carlsen, película en la que Geraldine Chaplin bordaba al personaje principal de la novela de Gabriel García Marquez, Rosa Cabarcas.

Geraldine tiene también una hija actriz, Oona, con la que ha coincidido en el reparto de ¿Para qué sirve un oso?, de Tom Fernández.

Y, para curiosidad, la única película en la que aparecen como madre e hijo Pilar y Javier Bardem, Boca a boca, donde en un divertido guiño del director, Manuel Gómez Pereira, la madre del protagonista le habla desde una foto enmarcada que cobra vida.

De tal palo

-Chiara Mastroianni, hija de Catherine Deneuve, sostuvo una vez: “Supongo que si no fuera mi madre, me daría miedo trabajar con ella”.

-Las que más repitieron el rol familiar fueron Diane Ladd y su hija Laura Dern, madre e hija que trabajaron bajo las órdenes de Martin Scorsese, David Lynch y Martha Coolidge, entre otros.

-En Herencia de familia (2003) aparecen Kirk, Michael y Cameron Douglas, abuelo, padre e hijo juntos, haciendo de sí mismos.

¿Te gustó la nota?