A ocho años del crimen de Silvia Suppo, en la ciudad de Rafaela, llevado a cabo por dos sujetos, sus familiares siguen insistiendo en que la Justicia nunca investigó a los autores intelectuales del homicidio ya que la víctima fue testigo en causas de lesa humanidad.

Pese a que en agosto de 2015, los jueces camaristas del Tribunal Oral Federal de Santa Fe, María Ivón Vella, José María Escobar Cello y Luciano Lauría, sentenciaron a prisión perpetua a Rodrigo Sosa y Rodolfo Cóceres por el homicidio, la hipótesis de parte de la familia de la víctima y de los propios abogados querellantes sigue sosteniendo que hubo un móvil político en torno al caso.

Al respecto, Marina Destefani, hija de Suppo, aclaró que tanto Cóceres como Sosa fueron la parte "más débil del hecho" ya que detrás de ellos existen autores intelectuales o políticos. "La Justicia nos debe una investigación más completa", aseveró a UNO Santa Fe.

"Pedimos que se asienten todas las medidas que venimos reclamando desde un principio como también todas las denuncias que venimos haciendo en torno a las irregularidades de la policía", agregó.

"Nosotros no solo hablamos que hubo ocultamiento de pruebas, malversación de la escena del crimen, falta de protección de la misma, sino también torturas ya que hubo testimonios extraídos por medio de la violencia a varias personas implicadas en el hecho", indicó Destefani.

Consultada por si existió algún tipo de presiones o amenazas tras la sentencia de Cóceres y Sosa, la hija de Suppo señaló que solo existieron llamados sospechosos. "Hubo llamadas extrañas, como así también visitas de la policía en horas dudosas", explicó.

[ url_agrupador_204=]policiales/condenan-prision-perpetua-los-dos-imputados-del-caso-suppo-n859260.html">• LEER MÁS: Condenan a prisión perpetua a los dos imputados del caso Suppo

Condenados

Cóceres y Sosa fueron sentenciados a prisión perpetua el 31 de agosto de 2015 en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe. Ambos fueron encontrados culpables como "coautores del delito de homicidio calificado por alevosía y por querer procurar la impunidad".

Suppo, de 51 años, fue asesinada el lunes 29 de marzo de 2010, entre las 9 y las 10, cuando se encontraba en su negocio Siempre Cuero. Recibió siete puñaladas de Cóceres y Sosa.

Su cuerpo fue encontrado por una clienta, quien alertó de lo que había sucedido. Semiinconsciente fue trasladada al hospital Jaime Ferré, donde falleció horas después del mediodía.