Judiciales
Miércoles 21 de Febrero de 2018

A prisión tras intentar arrojar a su pareja e hija menor de un auto en marcha

El juez de la Investigación Penal Preparatoria, Jorge Pegassano, ordenó que un muchacho de 24 años permanezca en la cárcel de manera preventiva luego de que su pareja lo denunció porque intentó matarla.

Tiene 24 años y por los menos por 30 días (habrá que ver luego si es condenado) deberá permanecer preso tras haber sido acusado por el fiscal del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Andrés Marchi, por haber intentado matar a su pareja el viernes de la semana pasada.

Así lo resolvió el juez Jorge Pegassano tras considerar que el imputado agredió a la víctima, la amenazó e intentó tirarla de un auto al que la había obligado a subirse. Finalmente, la mujer se lanzó del vehículo –con su hija menor de edad en brazos– para evitar que el hombre la mate.

El sujeto, cuya iniciales son H. E. M., quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación por delitos cometidos en un contexto de violencia de género contra su pareja.

La medida dispuesta por el magistrado, la de permanecer detenido por 30 días, es hasta tanto se concrete la realización de diversas diligencias ordenadas por el fiscal Marchi para avanzar en la investigación, indicaron desde el MPA.

H. E. M. fue imputado en una audiencia llevada a cabo el pasado lunes, donde el funcionario le atribuyó la autoría de los delitos de tentativa de homicidio calificado (por ser en perjuicio de su pareja y por ser perpetrado por un hombre contra una mujer en un marco de violencia de género); privación ilegítima de la libertad agravada, y amenazas reiteradas. Todos los delitos fueron imputados en concurso real. Esta mañana se dispuso su encierro preventivo.

Violencia de género de por medio

Los ilícitos investigados por la Justicia provincial ocurrieron minutos después de las 20 del viernes pasado. "Se dieron en un contexto de violencia de género en el que el imputado ejercía una relación de poder sobre la víctima. La agredía verbalmente; le reprochaba la relación que tenía con su expareja; la cuestionaba por supuestas miradas de otros hombres, y la obligaba a tomar bebidas alcohólicas", señaló el fiscal.

El funcionario señaló además que "las agresiones comenzaron en una casa ubicada en inmediaciones de Juan de Garay y Gaboto, en la que vive una amiga del imputado y de la víctima. Discutieron, él la golpeó con un vaso de lata en la boca y luego la obligó a ella –y a su hija menor de edad– a subirse a un auto con el pretexto de ir hasta la casa en la que viven ambos, ubicada en Pavón al 3700", precisó.

"En vez de ir a la casa, el imputado siguió de largo y le dijo a su pareja que se dirigía al paraje El Chaquito, donde la mataría a ella y dejaría a su hija abandonada en el lugar", relató Marchi. "A raíz de la amenaza, la mujer le pidió que detuviera la marcha y como el hombre se negó, comenzaron a forcejear dentro del auto. Cuando iban por la avenida Aristóbulo del Valle frente a la Granja La Esmeralda, la víctima abrió la puerta del auto para que el hombre se detuviera. Sin embargo, el imputado le cerró la puerta, colocó las trabas, aumentó la velocidad y continuó su marcha. Mientras tanto, la insultaba, la agredía con golpes de puño y le vociferaba que la mataría", agregó el fiscal.

Por último, el funcionario judicial agregó que "cuando circulaban por las calles de Ángel Gallardo, el imputado empujó a la mujer con la intención de arrojarla desde el vehículo en marcha y quitarle la vida. No obstante, no logró su cometido porque la mujer pudo sujetarse fuertemente".

"Finalmente, como el imputado continuaba en dirección hacia El Chaquito con la manifiesta intención de darle muerte, la mujer alzó a su hija y se tiró del vehículo en movimiento con la niña en sus brazos", concluyó Marchi.