Un dictamen resuelto en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe revocó la defensa de María Gasaro y Humberto Próspero como abogados particulares de Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci. Los tres fueron condenados en 2012 a la pena máxima de prisión perpetua por el triple crimen de los empresarios vinculados al negocio ilegal de la efedrina y cinco años después, huyeron del penal de General Alvear -provincia de Buenos Aires- pero terminaron detenidos en la zona rural de Cayastá.

El próximo lunes 6 de agosto, los tres celebres exprófugos deberán sentarse en el banquillo de los acusados del estrado federal santafesino en el marco de la causa que los acusó de haber atacado con disparos de armas de fuego de grueso calibre, en la zona rural de Matilde -departamento Las Colonias-, a un comandante de le Gendarmería Nacional y seguidamente haberle sustraído elementos de la fuerza. También serán juzgados por haber robado una camioneta Citroën Berlingo y por haber dañado, con disparos, una VW Amarok blanca utilizada por los gendarmes para lograr interceptarlos.

El pasado viernes, a media mañana, la abogada oriunda de la ciudad de Buenos Aires, Estela Maris Rizzo Baez, presentó un escrito en el tribunal donde informó que tanto los Lanatta y Schillaci, revocaban el patrocinio legal de los letrados, Gasaro y Próspero, ya que desde hace dos años que no mantienen ningún tipo de contacto.

• LEER MÁS: A dos años de la triple fuga, fijaron fecha de juicio para los Lanatta y Víctor Schillaci

En tanto, el escrito también destacó que se enteraron del próximo juicio por los medios de comunicación y por ello solicitaron que se posponga el debate hasta que asuma una nueva defensa y tome conocimiento del expediente que los tiene bajo la lupa de la Justicia desde su paso y captura en Santa Fe.

Tras la presentación, el tribunal resolvió hacer lugar al pedido de los imputados y determinó que una vez que sean notificados, deberán proponer una nueva asistencia letrada. Mientras tanto, quedarán bajo el patrocinio legal de la defensoría oficial ante el tribunal oral. En este sentido, la abogada que presentó el escrito, Rizzo Baez, indicó a UNO Santa Fe, que se hará cargo de la defensa próximamente.

Dos juicio en un mes

El debate que tendrá su inicio el próximo lunes 6 de agosto, a las 8.30, en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, será el primero que se dará en relación al escape de los Lanatta y Schilacci de la Unidad N° 30 de General Alvear ocurrido el 27 de diciembre del 2015 en horas de la madrugada, se producirá ante el tribunal de jueces penales conformado por María Ivón Vella, José Escobar Cello y Luciano Lauría. Los cargos contra los tres imputados los realizará el fiscal general, Martín Suárez Faisal, mientras que la defensa, por el momento, está a resolverse.

A este juicio se suma que una semana después, el 14 de agosto, en la sala A, del Tribunal Oral en lo Criminal I de la ciudad de La Plata se llevará a cabo el juicio por la evasión del penal bonaerense donde se encontraban purgando una pena de prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, donde fueron asesinados los empresarios Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, vinculados al negocio ilegal de la efedrina.

En esa causa, la fiscal platense, Virginia Bravo, los acusó -en la etapa de instrucción- de haber golpeado, a la 1.45, a un guardia que ingresó a un sector del penal para realizar un conteo. Seguidamente, lo ataron de pies y manos, y le sustrajeron las botas que llevaba puestas, una tricota y las llaves de un Fiat 128 que era de su propiedad.

Los tres continuaron por el interior del establecimiento penitenciario y amenazaron con un arma a otro guardia para que les abra una reja. El derrotero continuó, según la investigación, con el paso por la oficina de guardia donde estaba el jefe de turno al que le pusieron una supuesta arma de fuego en la espalda y amenazaron con asesinarlo. Finalmente, lograron fugarse a bordo del automóvil Fiat 128 perteneciente a uno de los agentes penitenciarios atacados.

Tiros, robos y una huida

La causa que se instruyó en la Justicia federal de Santa Fe, sostuvo que el jueves 7 de enero del 2016, los tres prófugos atacaron a dos agentes de la Gendarmería Nacional y luego huyeron con sus pertenencias y en un vehículo oficial de la fuerza.

El hecho tuvo lugar en un campo ubicado en la zona rural de San Carlos, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Santa Fe y se produjo cuando agentes de la fuerza realizaban allanamientos e inspecciones por orden del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 12 de la ciudad de Buenos Aires.

Al llegar al campo, descendieron del vehículo el comandante principal José María Valdez y el suboficial principal Roberto Aníbal Encina quienes pidieron a los prófugos sus respectivas identificaciones. Por su parte, los Lanatta y Schillaci se hicieron pasar por agentes de la policía.

Según la pesquisa, Lanatta -Martín- disparó e hirió en un brazo al comandante Valdez con un arma de fuego de grueso calibre, tipo FAL, mientras que los otros dos apuntaron a Encina y lo desarmaron quitándole el arma reglamentaria, un chaleco antibalas y una radio que llevaba. Lo mismo hizo Martín Lanatta con Valdez.

Los tres se subieron en una Citroën Berlingo -OQF140- perteneciente a la fuerza y huyeron por los caminos rurales. En pleno escape se cruzaron con una VW Amarok, también de Gendarmería, en la cual también iban cinco miembros de la fuerza. En ese cruce, hubo disparos de los cuales algunos proyectiles impactaron en la zona de la parrilla del motor, el capó y el parabrisas. Posteriormente, los prófugos volvieron a huir.