Judiciales
Miércoles 28 de Febrero de 2018

Acordó una pena de dos años y medio por amenazarla: "Te voy hacer la gran Solís", le dijo

El imputado, un mecánico del barrio Centenario, golpeó a su pareja la cual tuvo que arrojarse, junto con sus hijos, de un techo para evitar un salvaje ataque. El acusado le dijo que iba a realizar los mismos actos que hizo el femicida de barrio Alfonso en 2017.

Ricardo José P., un mecánico de 25 años de barrio Centenario, cerró esta mañana en tribunales un acuerdo abreviado por dos años y medio de prisión condicional por haber golpeado y amenazado con matarla, a su pareja, con la que tiene dos hijos menores de edad.

El juicio exprés se desarrolló esta mañana en la Sala 3 de tribunales donde se determinó un acuerdo abreviado cerrado entre el fiscal, Marcelo Fontana y la defensa particular del imputado, a cargo de Héctor Tallarico.

El acuerdo fue en el marco de una audiencia que tuvo al frente al juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Héctor Candioti, quien deberá homologar el acuerdo en los próximos cinco días.

La sentencia acordada en la mañana de hoy fue por los delitos de "lesiones leves dolosas doblemente calificadas por relación de pareja y convivencia" y por "coacciones y privación ilegítima de la libertad en concurso real".

Amenazó con matarla
El violento episodio que derivó en que el mecánico termine bajo la medida cautelar de prisión preventiva y acceda al acuerdo abreviado, ocurrió en la jornada del 10 de enero, en la vivienda donde residía junto a la víctima, en Gobernador Freyre 5100.

Allí, según el testimonio de la mujer, el imputado irrumpió en la casa y le exigió el dinero de la Asignación Universal por Hijo y con un caño de una pileta le aplicó un golpe en el cuerpo. "Voy a hacer la gran Solís", le dijo el muchacho, anunciando que procedería como el quíntuple femicida del barrio Alfonso en la jornada del 29 de diciembre pasado, Facundo Solís, exagente penitenciario.

Seguidamente, llamó por teléfono a una tercera persona a la cual le pidió un arma de fuego. "Traeme el fierro porque a estos le pego un tiro y me voy", le pidió.

En medio de la violenta situación, la joven víctima intentó escapar del lugar. En su huida, escuchó que su pareja llamaba a alguien para que le acerque un arma de fuego, por lo que el terror creció aún más.

Perseguida y con hijos en sus brazos, la chica decidió huir por el techo de la propiedad. En medio de la tensa circunstancia saltó de la terraza con uno de sus niños, mientras que el otro quedó en un balcón. Minutos después y en medio de gritos para solicitar ayuda, el pequeño pudo ser rescatado.

Posteriormente, el hoy imputado fue detenido por agentes de la Comisaría 9ª y fue puesto a disposición de las autoridades del Ministerio Público de la Acusación. Días después, tras ser acusado, quedó bajo la medida cautelar de prisión preventiva.

Una llamativa disposición
El abreviado acordado en la mañana de hoy pasará a la historia penal santafesina, ya que fue la propia víctima quien avaló el acuerdo ante el juez Candioti en la sala de audiencias de tribunales.

En este sentido, la pareja del acusado sostuvo ante el magistrado que respetaba el acuerdo cerrado entre las partes pero que necesitaba medidas de seguridad porque tiene miedo. "Necesitaría esas medidas", dijo la joven y a su vez solicitó que se le impida al acusado cualquier tipo de contacto.

Los dichos de la víctima, ante el magistrado, se dieron en razón del nuevo paquete de reformas que aprobó la Legislatura provincial en torno al Código Procesal Penal que establece, entre varias modificaciones, que las víctimas de hechos puedan determinar si aceptan o no un acuerdo abreviado en una sala de audiencias.

Acatar la orden
El pena establecida –que será de cumplimiento en libertad– en la jornada de hoy y por la cual el juez Candioti deberá resolver próximamente si acuerda o no el juicio, determinó que el imputado tendrá que constituir un domicilio nuevo.

A su vez, será excluido de la vivienda donde reside su expareja que vive con sus dos hijos, mientras que deberá permanecer a una distancia de quinientos metros tanto de dicha propiedad como así también de la víctima.

Por último, las partes acordaron que el acusado realice un curso sobre Violencia de Género dictado por la Municipalidad de Santa Fe.