Una mujer de 40 años identificada como Mercedes B. quedó bajo la medida cautelar de prisión preventiva en el marco de una investigación iniciada en marzo de este año por pesquisas de la Policía de Investigaciones de Santa Fe.

El dictamen fue resuelto por el juez de la Investigación Penal Preparatoria, Eduardo Pocoví, quien resolvió hacer lugar al pedido de la fiscal del caso, María Lucila Nuzzo, quien solicitó que se le imponga la privación de la libertad al existir ciertos riesgos procesales, como el de fuga.

La funcionaria del MPA imputó a Mercedes B., como autora de cuatro hechos cometidos entre el miércoles 30 agosto de 2017 y el sábado 10 de marzo de este año. Por tal razón, le atribuyó "estafas reiteradas (en dos hechos); tentativa de estafa (en dos hechos); encubrimiento agravado; hurto calificado por la participación de un menor y hurto simple (en dos hechos).

• LEER MÁS: Detuvieron a una estafadora del barrio El Pozo

"A sabiendas de su procedencia ilícita, la imputada recibió el DNI y una tarjeta de crédito Visa del Nuevo Banco de Santa Fe de otra mujer. Con esa documentación ajena, concurrió al comercio Tarjeta Naranja, se hizo pasar por la propietaria del documento y obtuvo otra tarjeta de crédito con la que realizó compras en distintos comercios de la ciudad", explicó Nuzzo sobre cómo se efectuó la estafa.

"Según pudimos corroborar hasta el momento, estas primeras transacciones -realizadas el 8 de marzo- fueron por alrededor de 50 mil pesos", precisó.

Nuzzo indicó además que "el mismo día, minutos antes de las 20, la imputada -junto a su hija, menor de edad- ingresó al predio de un club ubicado en Colastiné Norte y luego entró a una oficina que tenía la puerta abierta sin seguridad. Del lugar sustrajo ilegítimamente una mochila que contenía una billetera, documentación y 3.500 pesos".

Dos días después fueron cometidas otras estafas que también investiga Nuzzo. "Alrededor de las 19, la imputada fue a un hipermercado ubicado en la ruta nacional 168 con el DNI ajeno. Con ese documento solicitó y le fue otorgada una tarjeta de crédito con la que compró cuatro teléfonos celulares por 51.596 pesos", detalló la fiscal. "Además, intentó comprar ropa, pero no pudo realizar la operación porque ya había excedido el monto disponible de la tarjeta de crédito", agregó Nuzzo.

La funcionaria del MPA precisó que "la imputada también solicitó -y le fue otorgado- un préstamo personal a sola firma por 120.000 pesos, y un préstamo de consumo para electrodomésticos del propio local comercial por 25.000 pesos más".

El año pasado

Los ilícitos registrados durante el 2017 fueron cometidos el miércoles 30 y el jueves 31 de agosto. "La imputada ingresó a la escuela número 25 Luis María Drago ubicada en General Paz al 5300, se dirigió a la oficina de la vicedirección y sustrajo ilegítimamente una cartera con documentación, elementos de trabajo escolar y 500 pesos", destacaron los investigadores.

"Al día siguiente, ingresó al establecimiento educativo San Roque ubicado en Lavalle al 5200, simuló estar buscando prendas olvidadas de una familiar que es alumna de la institución y le sustrajo la cartera a una docente en la que había documentación, dos teléfonos celulares, un reloj antiguo y 2.450 pesos", informó Nuzzo. "Con el DNI y el recibo de sueldo que le sustrajo a la docente, obtuvo dos tarjetas de crédito y un crédito en una financiera, cuyos montos son motivo de investigación", concluyó Nuzzo.