El exvicepresidente Amado Boudou fue condenado este martes por el caso Ciccone a la pena de cinco años y 10 meses de prisión por el Tribunal Oral Federal 4, que dispuso su "inmediata detención" en cárcel común.

Los jueces encontraron a Boudou "autor penalmente responsable de los delitos de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública" y lo condenaron a la pena de cinco años y 10 meses, inhabilitación especial perpetua y una multa de 90 mil pesos.

La prisión será efectiva de manera inmediata, al igual que para su amigo, José María Núñez Carmona (condenado a cinco años y medio), y del empresario Nicolás Ciccone, antiguo dueño de la empresa, (cuatro años y medio), en este último caso que cumplirá de manera domiciliaria.

Alejandro Vandenbroele, titular de The Old Fund y acusado de haber sido testaferro del exvicepresidente, recibió una condena de dos años en suspenso y deberá realizar durante tres años tareas comunitarias no remuneradas en una institución de bien público.

Rafael Resnnick Brenner, exjefe de asesores de la Afip, y Guido Forcieri, exfuncionario del Ministerio de Economía, también fueron condenados a tres años y dos años y medio en suspenso, respectivamente.

Los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñíguez, que estuvieron al frente del proceso, rechazaron en su sentencia una serie de recursos presentados por la defensa del exvicepresidente, entre ellos para la suspensión del veredicto.

La fiscalía había pedido una pena de cinco años y seis meses para Boudou, al igual que la Oficina Anticorrupción. La Unidad de Información Financiera (UIF) había solicitado seis años y la detención.