Judiciales
Lunes 09 de Julio de 2018

Buscan que el crimen de "Toto" Tacundo no quede impune ni en el olvido

El joven de 23 años fue asesinado en 2016. El principal sospechoso fue detenido y luego liberado con una tobillera tras un fallo de la Cámara de Apelaciones. Ahora la querella pide una serie de medidas para que la investigación no culmine.

Fue el viernes 8 de enero del 2016 cuando, con mucho esfuerzo, Fabián "Toto" Tacundo compró su primera motocicleta. Había ahorrado durante meses producto de su trabajo en la obra del Metrofé de la avenida Blas Parera. Antes había trabajado en una heladería y también en Progreso colocando yeso. "Era muy emprendedor", dicen los que lo conocieron. Con moto nueva, recién estrenada, Toto salió el sábado siguiente y se dirigió hacia la Costanera. Su madre, Norma, le había dicho que no lo haga, que se la iban a quitar. El joven no tenía papeles ni carné de conducir. Igual lo hizo. El resultado fue el esperado, el pibe se volvió en taxi hasta su casa del barrio Yapeyú.

Un día después, cuando en la ciudad de Santa Fe la triple fuga de los prófugos del penal de General Alvear, Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schilacci, ocupaba el centro de la escena en la opinión pública, Tacundo le avisó a su madre que iban a ir a su casa unos amigos a cenar una pizzas. Previo a ello, tenía que hacer un trámite: pedirle al capataz de la obra que lo deje ingresar a trabajar un rato después para poder retirar su moto del corralón municipal.

tacundo.jpg


Y así fue. Junto con su pareja, Agustina, partió en la moto de quien en ese entonces era su suegra. Al llegar a la esquina de Blas Parera y Pedro de Espinoza, fueron sorprendidos por una motocicleta, con dos tripulantes, que se les puso a la par y los obligó a detenerse. Un sujeto bajó de la moto, sacó un arma de fuego y disparó a más no poder contra Tacundo. Las balas impactaron en la zona del abdomen del joven. Su novia fue alcanzada por un proyectil que terminó incrustado en la zona de la cadera.

Tacundo y su novia fueron llevados al hospital José María Cullen y dos días después el joven falleció, mientras que su pareja logró salvarse de la infernal balacera.

Por el caso, fue señalado como el autor de los disparos un muchacho identificado como Claudio David C. El mismo estuvo ocho meses prófugo hasta que fue aprehendido por un agente de la División Informaciones de la UR I, en 2016. Días después, un juez, Sergio Carraro, dispuso que permanezca detenido hasta que llegue el juicio. Pero con el correr del tiempo, lo impredecible pasó y la investigación tuvo un giro de 180 grados.

Es que la testigo clave del caso, la pareja de Tacundo, dijo no reconocer a Claudio David C. como el autor de los disparos, por lo que la pesquisa judicial cambió de rumbo y un magistrado de la Cámara de Apelaciones, Fabio Mudry, hizo lugar al pedido de la defensa del imputado, a cargo de Hilda Knaeblein, para que su defendido sea excarcelado. Fue así que, tras un fallo emitido el 28 de agosto del 2017, el principal sospechoso quedó en libertad pero con una tobillera.

El pasado 1 de junio, la defensa impulsó el archivo de la causa, pedido que fue rechazado por el propio magistrado del Colegio de Jueces de Primera Instancia, Eduardo Pocoví, por lo que el caso continúa con vigencia pero sin nuevos avances.

Es por esa razón que, a más de dos años del crimen, el abogado querellante de la causa, Adán Costa, presentó el último viernes un escrito en la Fiscalía de Homicidios de Santa Fe, donde solicitó nuevas medidas para que se lleven a cabo en la investigación. Estas se basan en adquirir nuevos elementos que permitan la comprensión de un contexto de explicación en el cual se habría dado la situación que origina la presente causa y las relaciones preexistentes entre Tacundo y el imputado.

Para el querellante –que patrocina al padre de Tacundo– existen evidencias que permiten establecer el vínculo que podría haber tenido el principal sospechado con el caso. Las mismas se basan en una serie de copias de conversaciones o posteos de las redes sociales que permitirían vincular directamente al acusado con el crimen de "Toto" Tacundo.

Le arrebataron 23 años de su vida
"Mi vida es un día a día. Hay días que me enloquezco. Esto lo entiende solamente el que lo pasa; otro de afuera, no lo va a entender", dijo entre lágrimas Norma Ortiz, la madre de Tacundo.

"Cuando te matan en vida así es horrible. Él era mi hijo, mi amigo, mi compañero", destacó a UNO Santa Fe la mujer, que pide justicia y recuerda cada día cómo fueron las últimas palabras con Fabián.

norma ortiz 2.jpg
La madre de Fabian pide Justicia.
La madre de Fabian pide Justicia.


"Me dijo: «Má, ¿vos vas a hacer pizzas esta noche?». Yo le dije que sí pero que era temprano, porque iban a ir sus compañeros de trabajo a comer. Al rato él se fue y después vino un chico y me dijo que le habían pegado cinco tiros a mi hijo en la avenida Blas Parera", recordó Norma.

"Mi hijo en un momento tuvo un noviazgo con la pareja actual del imputado, no sé qué ensañamiento tenía este chico con mi hijo. Él nunca le hizo nada", recordó la madre del joven fallecido.

"A mí me arrebataron 23 años de mi vida", sentenció la madre de Tacundo.