Lo buscaban por una serie de robos ocurridos entre 2017 y 2018 en la ciudad de Gálvez, en el departamento San Jerónimo. "Encontrarlo no fue fácil", dijeron los investigadores, quienes a casi un año de haber ocurrido los robos en dicha localidad lograron detener en la jornada del martes al presunto autor de los robos.

Se trata de Lucas Javier C., de 30 años, quien durante años integró una peligrosa banda de delincuentes -la mayoría con condena- que cometió una serie de robos, por medio de cortes de alarmas, en la ciudad de Pergamino (provincia de Buenos Aires) y que el año pasado emigró a la ciudad de Gálvez, donde residía con su actual pareja. El mismo tenía tres identidades, tanto en Facebook como en la vida real, indicaron las fuentes.

Ayer, en el marco de una serie de allanamientos dispuestos por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Octavio Silva, quedó detenido por agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) de Coronda, quienes trabajaron en conjunto con personal de la Comisaría 2ª dependiente de la Unidad Regional XV, a cargo de José Moyano.

Los robos que le achacan los investigadores a Lucas Javier C. ocurrieron entre julio de 2017 y febrero de 2018.

Falsa identidad

A lo largo de la pesquisa policial, se logró detectar que el hoy detenido era conocido en la ciudad de Pergamino con la identidad de Isais Oscar L., según indicó la DDI de Buenos Aires, mientras que en la red social Facebook, el acusado se hacía pasar por Roberto Savedra.

Con el correr de los meses, los investigadores detectaron que el muchacho era Lucas Javier C. Fue así que, tras tareas de inteligencia, se logró detectar cuál era el número de teléfono utilizado. La linea fue intervenida durante 15 días y a partir de allí, se logró descubrir que se encontraba en la ciudad de Gálvez: en la casa de su pareja.

Allanamientos

La causa fue abordada por el fiscal de la Unidad Fiscal de Coronda, Marcelo Nessier, quien solicitó al juez Silva que se lleven adelante los allanamientos en distintos domicilios de Gálvez. Los mismos se efectuaron alrededor de las 7.20 del martes.

Cuando los agentes irrumpieron en una vivienda de Presbítero Balbiano al 1700, se encontraron con múltiples electrodomésticos y otros elementos. Desde llaves ganzúas, que se estima eran utilizadas para los "escruches", hasta un handy encendido con la frecuencia policial del Comando Radioeléctrico.

También hallaron controles remotos para alarmas de viviendas, llaves de ingreso de propiedades, computadoras, cámaras de foto, posnet de celulares y un aparato registrador de firmas, como así también elementos utilizados para la medicina.

En el lugar, los agentes procedieron a detener al muchacho de 30 años y otras dos personas acusadas de encubrirlo.