La Justicia federal de Santa Fe condenó a una proxeneta que regenteaba un grupo de mujeres que se prostituían en la zona de Puerto General San Martín y San Lorenzo. Se trata de Margarita "Mangacha" Ríos, de 53 años, la cual terminó siendo sentenciada en el Tribunal Oral Federal a seis años de prisión por haber explotado la prostitución ajena.

El dictamen judicial, que lleva la firma de los jueces camaristas José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Lauría, también condenó a Carlos Hugo Vinier (58), un taxista no registrado que trasladaba a las mujeres desde Santa Fe capital hacia la zona portuaria lindera al Gran Rosario.

El caso salió a la luz en 2014 luego de que un testigo de identidad reservada denunciara que en una estación de servicio de la ciudad de Coronda (departamento San Jerónimo), dos autos arribaron con cuatro mujeres, las cuales descendieron y fueron hasta los baños. Minutos después, salieron vestidas de manera sugerente y provocativa y volvieron a subir a los vehículos que retomaron el camino por la autopista Rosario-Santa Fe.

El dato llegó a la Fiscalía Federal N° 2 de Santa Fe, a cargo de Walter Rodríguez, y a partir de allí se inició una investigación en la Agencia de Trata de Personas, lo cual significó, una vez más, el destape de la situación de vulnerabilidad que viven diversas mujeres de escasos recursos que terminan prostituyéndose en rutas santafesinas -y también en zonas urbanas-.

Una estación, una denuncia

Las actuaciones comenzaron a raíz de una denuncia radicada el 2 de junio del 2014 en la Fiscalía. Dicha denuncia dio cuenta de que en una estación de servicio ubicada en el acceso a la ciudad de Coronda arribaron dos automóviles -un Ford blanco y otro oscuro- arribaron hasta allí con mujeres de distintas edades.

Uno de los vehículos era conducido por un hombre de unos 30 años, mientras que el otro tenía como acompañante a una mujer de unos 40 años, la cual aparentaba ser quien regenteaba al grupo de mujeres.

Con el inicio de la causa, tomaron intervención en el caso funcionarios de la Agencia de Investigaciones de Trata de Personas dependiente del Ministerio de Seguridad de la provincia. Los mismos, luego de una pesquisa, determinaron que aquella mujer que iba como acompañante en uno de los vehículos identificados en Coronda era Margarita Ríos, alias "Mangacha" y que la misma residía en la zona del barrio La Ranita, en el norte de la capital provincial.

Por otro lado, los investigadores aportaron un dato que logró determinar que la misma "Mangacha" estaba sospechada en una causa similar que se tramita en el Juzgado Federal N° 1, luego de que una presunta víctima la denuncie.

Apostados en la ruta y autopista

La pesquisa judicial ordenó que el 21 de octubre del 2015, agentes de Trata de Personas -con la intervención del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a la Personas Damnificadas por el Delito de Trata- se apostaron sobre la autopista Rosario-Santa Fe en el kilómetro 141 y también en la ruta nacional N° 11.

Con el paso de las horas, los investigadores lograron divisar que en un automóvil Peogeot 206 rojo iba Carlos Hugo Vinier junto con cuatro mujeres mayores de edad: V.E.M., A.P., M.C.G. y J.G.L.

Al ser detenido el auto, fue identificado Vinier como el titular del auto y, a su vez, se secuestró del interior una suma importante de preservativos y geles íntimos. Por su parte, los especialistas brindaron asistencia a las cuatro mujeres que iban a bordo.

Días después, Vinier fue trasladado al Juzgado Federal N° 2, donde fue indagado e imputado por el delito de trata de personas. El 5 de noviembre el juez Francisco Miño dictó el procesamiento tras considerarlo partícipe secundario del hecho y ordenó que sea alojado en la cárcel de Coronda hasta que llegue el juicio.

Posteriormente, la causa fue elevada a juicio luego de que el magistrado de primera instancia concluyó en que Vinier tuvo participación del delito de trata de personas agravada por haber mediado abuso de la situación de vulnerabilidad de las víctimas y por haberse llevado a cabo en relación a más de tres de ellas en calidad de autor.

Por su parte, y un año después (24 de noviembre del 2016) "Mangacha" Ríos fue detenida por orden del juez Miño tras librar el pedido de captura nacional e internacional. Al tiempo fue imputada como autora del delito de "trata de personas cometido en perjuicio de cuatro personas agravado, en concurso real con los delitos de promoción y facilitacmiento de la prostitución y aprovechamiento económico de la prostitución, ambos agravados".

Tras la clausura en la etapa de instrucción, la causa llegó al Tribunal Oral Federal de Santa Fe. Allí se había fijado, para el pasado 18 de octubre, el comienzo del juicio oral pero tras un acuerdo entre las partes, Fiscalía General (Martín Suárez Faisal) y las defensas de los imputados (Ignacio Alfonso Garrone y Romeo Díaz Duarte por Vinier) y Julio Agnoli por "Magancha".

Acuerdo y sentencia

Tras el acuerdo entre las partes, el tribunal homologó y resolvió condenar a los encausados. Ríos como autora penalmente responsable de explotación económica de la prostitución ajena agravada por la situación de vulnerabilidad de las víctimas a la pena de 6 años de prisión efectiva.

Para el tribunal, quedó comprobado que "Mangacha" era quien se encargaba de la logística -buscar a los remiseros y las chicas- y a partir de ello obtenía un rédito económico.

Por su parte, el dictamen judicial sentenció a tres años a Vinier por el mismo delito que Ríos pero en calidad de partícipe secundario ya que el hombre conocía la situación en la que se encontraban las mujeres y, además, según el fundamento del tribunal, obtenía un rédito económico a través de los "pases" que realizaban las mujeres en la zona de Puerto General San Martín y San Lorenzo.