La Justicia provincial condenó este martes a los dos jóvenes involucrados en el asesinato de Melani Gorondón, la niña de 11 años, que en 2015 murió de un disparo en la cabeza luego de una balacera desatada en barrio Schneider, en el norte de la ciudad.

Se trata de José Luis "Tatú" Altamirano y Brian López, ambos juzgados desde la semana pasada en el marco de un juicio oral y público que fue presidido por un tribunal pluripersonal conformado por Sergio Carraro, Susana Luna y Gustavo Urdiales. El debate comenzó el pasado 7 de agosto y derivó en la condena de este martes.

El fallo del tribunal sentenció, por unanimidad, a "Tatú" Altamirano a 20 años de prisión efectiva tras considerarlo autor penalmente responsable del delito de "homicidio calificado por empleo de arma de fuego". Por la misma calificación, los jueces condenaron a 18 años de cárcel a López pero como "partícipe necesario".

• LEER MÁS: Comienza el juicio por el asesinato de Melani Gorondón ocurrido en 2015

La condena dictada este martes, en la sala I del subsuelo de tribunales, también ordenó la prisión preventiva para los dos jóvenes, hasta que el fallo cobre firmeza. Vale recordar que los dos llegaron al juicio en libertad y con la tobillera electrónica puesta.

Por último, los jueces dispusieron que se remitan las copias de audio y video del juicio para que se investigue el posible delito de falso testimonio.

Tras conocer el veredicto de los jueces, los abogados defensores Leticia Feraudo y Sebastián Amadeo por López solicitaron que su defendido sea alojado en un penal que no sea el de la ciudad de Coronda (Unidad Penitenciaria N° 1). Lo mismo pidieron Sebastián Moleón y Mario Guedes, que patrocinan la defensa de Altamirano.

Luego de conocerse el fallo del tribunal, los fiscales del Ministerio Público de la Acusación, Jorge Nessier y Ana Laura Gioria, mostraron su conformidad con el dictamen ya que en sus alegatos, tanto de apertura y clausura, habían pedido la pena de 20 años de prisión efectiva por el violento episodio. "La pena que habíamos solicitado está dentro de sus márgenes", sostuvo en rueda de prensa Nessier.

Tatú Altamirano y Brian López, fueron acusados de haber ingresado, en la tarde del 27 de diciembre del 2015, al barrio Schneider. A cara descubierta abrieron fuego a mansalva contra la vivienda donde residía la chica de 11 años, quien se encontraba junto a su familia, en Santiago de Chile al 5600.

Melani recibió un disparo en la zona del occipital. Minutos después, un patrullero con dos suboficiales llegaron al barrio alertados por lo sucedido y trasladaron a la niña hacia el Hospital de Niños, Orlando Alassia.

Allí fue derivada hacia la Unidad de Terapia donde fue intervenida quirurgicamente. Horas después, se constató el deceso.