En su primer juicio del 2018, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe condenó a un joven de 27 años a la pena de cuatro años y seis meses de prisión efectiva por haber transportado tres kilos de marihuana por las calles de Santa Rosa de Lima en 2016.

El fallo fue dictado por un tribunal de jueces camaristas compuesto por Luciano Homero Lauría y sus vocales José M. Escobar Cello y María I. Vella, los cuales declararon a Luis Daniel Pereyra como autor responsable del delito de transporte de estupefacientes.

El caso se remonta al 2016 cuando Pereyra esquivó un operativo de saturación llevado a cabo por agentes de la Unidad Regional I en la zona de Santa Rosa de Lima. Fue perseguido por varias cuadras hasta que llegó a una vivienda e intentó ocultarse. Previo a ello, buscó esconder un total de tres kilos de marihuana en un lavarropas.

A toda velocidad

La detención de Pereyra ocurrió en la noche del 23 de agosto del 2016 cuando en la populosa barriada de Santa Rosa de Lima agentes del Grupo de Operaciones Especiales realizaban un fuerte operativo de saturación.

Fue en ese momento en que la frecuencia radial de la central de emergencia del 911 sonó y alertó que había un sujeto que se dio a la fuga luego de evadir un control policial apostado en Pasaje Falucho y Lamadrid.

[ url_agrupador_204=]facebook-se-demoro-el-pago-y-le-vaciaron-la-casa-n1553345.html">• LEER MÁS: Pidió un crédito por Facebook, se demoró en el pago y le vaciaron la casa

El sospechoso conducía una motocicleta Honda CG Titán y llevaba una mochila lila, la cual iba a ser clave.

Con el devenir de la situación, los agentes del GOE detectaron, en momentos en que circulaban por calle Azopardo, que un sujeto había ingresado a una propiedad de Pasaje Donet al 4700.

Los policías de fuerza de choque le gritaron la voz de "alto" pero fue en vano, ya que el sujeto continuó con su huida. Previo a ello arrojó su mochila e intentó colocarla en un lavarropas que se encontraba fuera de la vivienda donde buscó ingresar.

Pereyra fue reducido por los agentes y luego identificado. Posteriormente quedó detenido y fue procesado por el juez federal N° 2, Francisco Miño, quien dispuso que sea alojado en el penal de la ciudad de Coronda hasta que llegue la instancia de juicio por haber transportado en aquella mochila lila tres kilos de marihuana.

Su causa fue elevada por el entonces fiscal federal Claudio Kishimoto quien lo acusó del delito de transporte de estupefacientes.

El martes, en horas de la mañana, se dio inicio al juicio oral y público donde Pereyra fue juzgado. Por el mismo pasaron cuatro testigos, entre ellos dos jefes de la Unidad Regional I: Hernán Ferrero (jefe de la Agrupación Cuerpos) y Sergio Marín Lamanna (Grupo de Operaciones Especiales).

El fiscal general Martín Suárez Faisal solicitó en su alegato la pena de cinco años de prisión mientras que la defensa de Pereyra, a cargo de Julio Agnoli, de la Defensa Pública, pidió el cambio de calificación jurídica, por lo que solicitó que cambie a "tenencia simple" y que se aplique la pena mínima, de un año de prisión.

Pasado el mediodía, el tribunal de jueces determinó que el imputado sea condenado a cuatro años de prisión efectiva por haber transportado tres kilos de marihuana.