Judiciales
Viernes 01 de Septiembre de 2017

Condenaron a un correntino que fue detenido a la salida del túnel con 469 kilos de marihuana

Se trata de Juan Pablo Elihaltt, quien en 2015 intentó ingresar a la ciudad de Santa Fe con un camión grúa cargado de estupefacientes que había sido trasladado desde la localidad correntina de Alvear, a orillas del límite con Brasil.

Juan Pablo Elihaltt, un correntino oriundo de Paso de los Libres, fue condenado este viernes en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe por haber trasladado una suma total de 469 kilos de marihuana en el doble fondo de una camión grúa. En el kilómetro 5 de la ruta nacional 168, en jurisdicción de Colastiné Sur lograron detenerlo con su "preciosa" carga.

El dictamen emitido esta mañana estuvo a cargo del tribunal de jueces compuesto por María Ivón Vella, Luciano Homero Lauría y José María Escobar Cello. Los magistrados dictaminaron la sentencia para Elihallt con una pena de seis años de prisión efectiva por el delito de "transporte de estupefacientes" (art.5 Inc. C).

La condena restó un año de pena que había solicitado la Fiscalía General del caso, a cargo de Martín Suárez Faisal, quien en su alegato de clausura había pedido siete años de prisión y una multa de $20.000.

GENDARMERÍA 2.jpg



Un GPS que develó el raid

El caso remonta a la jornada del domingo 6 de diciembre de 2015. A las 8.52, Elihallt salió de Paso de los Libres, en un camión Fiat modelo 619 –perteneciente a la empresa Auxilio Litoral SRL– con destino a la ciudad de Alvear, localidad ubicada a orillas del límite con Brasil.


Al arribar a la ciudad fronteriza, Elihallt se dirigió hacia el taller mecánico, "El Paraguayo", ubicado en Coronel Paiva al 1500. Desde allí, creen los investigadores, partió con un camión grúa marca Hyundai modelo HD78, a nombre de un santafesino, José Luis Sagardoy.

Con destino a la ciudad de Santa Fe, el chofer siguió por la ruta nacional 14. A las 16.26 llegó a una estación de servicios de la ciudad de Federación (Entre Ríos). Allí paró un rato y luego retomó su camino. Cruzó las rutas 18 y 168 para luego introducirse en el túnel subfluvial Raúl Uranga-Carlos Silvestre Begnis.

Al salir del túnel y en suelo santafesino, una mala maniobra en la ruta le jugó una mala pasada a Elihallt. Es que al llegar al control caminero donde se encuentra el Escuadrón de Seguridad Vial de Gendarmería se puso fin a su raid narco.

Mientras los uniformados de verde le pidieron al correntino la documentación de los dos vehículos, un efectivo observó que en el camión había un doble fondo que causó cierta sospecha. En cuestión de minutos, las sospechas iban a transformarse en respuestas. En el denominado "doble fondo" estaba el cargamento de marihuana: un total de 611 panes envueltos en papel ocre con un pesaje de 469 kilos.


0009232474.jpg
<b>Escondido</b>. El material estupefaciente iba en el doble fondo del camión que era remolcado.
Escondido. El material estupefaciente iba en el doble fondo del camión que era remolcado.



"Yo no sentí olor"

Tras quedar detenido, Elihallt intentó en todo momento desligarse de los hechos atribuidos. Tanto es así que en su indagatoria explicó al juez de instrucción federal, Reynaldo Rodríguez, que quien contrató su servicio de remolque era una persona de Santa Fe, el cual se contactó en la noche del sábado 5 de diciembre, un día antes de la detención.

"Al otro día, o sea el domingo, me fui a Alvear a la estación de servicios donde estaba él. Ahí me entregó el dinero y llenamos la planilla de servicios con los datos de la tarjeta y él me firmó la planilla. El hombre me entregó el dinero del viaje, y diez mil pesos", dijo en la indagatoria.

"Quedamos en encontrarnos con quien supongo es Sagardoy acá en Santa Fe. Él me habló varias veces en el trayecto preguntándome dónde estaba y cómo estaba, yo lo invité a él pero me dijo que se volvía en colectivo porque era más rápido. No sentí ninguna anomalía, no sentí ningún olor", agregó el imputado en ese entonces.

El juez Rodriguez dictó el procesamiento al tiempo y el 11 de junio del 2016 dictó la clausura en la investigación y elevó la causa a juicio al Tribunal Oral Federal de Santa Fe.

El que pidió el servicio estaba preso

Durante la investigación se develó además que quien solicitó la grúa en la localidad correntina de Alvear fue una persona, cuya identidad se desconoce y no fue José Luis Sagardoy, tal como lo había indicado Elihallt.

Es que luego de una serie de cotejos, los investigadores detectaron que Sagardoy no podría haber solicitado el servicio ya que el mismo se encontraba privado de su libertad en una cárcel.