Ignacio Alfonso Garrone, el actual abogado de Miguel Ángel Franco (26), acusado de matar a golpes al pequeño Nicolás Almada, de seis años, en una vivienda del barrio Loyola Sur, cuestionó que la madre de la víctima sea testigo en el futuro juicio oral y público.

El planteo del letrado se produjo en la audiencia preliminar de juicio, llevada a cabo en la mañana de este viernes en la Sala I del subsuelo de tribunales, donde la Fiscalía y la querella expusieron -al igual que el defensor- la admisión de pruebas para ir a un futuro debate. Dicha audiencia fue presidida por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Jorge Patrizi, el cual deberá definir en los próximos días si la causa va a juicio y, a partir de allí, la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) fije fecha.

El caso se remonta al 16 de noviembre del 2016, cuando Nicolás Almada, junto con su hermana, ingresaron al hospital de niños Orlando Alassia con fuertes lesiones. La niña logró recuperarse, pero Nicolás, cerca del mediodía, falleció. A partir de allí, fueron detenidos la madre de los niños, Daiana Mendoza, y su pareja, Franco, ambos acusados de haber matado al pequeño con golpes y patadas en una propiedad de José Cibils al 6300.

A seis meses de que se cumplan dos años de ese penoso suceso que conmovió a la ciudad de Santa Fe, la Fiscalía y la querella pusieron punto final a la investigación e impulsan la causa a juicio.

Planteos cruzados

Si bien la Fiscalía, la querella y la defensa se pusieron de acuerdo en las pruebas presentadas en torno a los peritos científicos y psicológicos que asistieron el caso, se dio un quiebre entre las partes en torno a dos testimonios puntuales ofrecidos para ir a debate.

El primero se basó en que la fiscala del caso, Cristina Ferraro, y los abogados querellantes, Federico Lombardi y Agustín Rubineau, ofrecieron como testigo a la madre del niño fallecido: Daiana Mendoza.

La misma fue sobreseída el pasado 23 de mayo en el marco de un acuerdo llevado a cabo entre la Fiscalía y la querella y la defensa de la mujer, a cargo de Andrea Alberto, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal.

• LEER MÁS: Liberaron a la mamá de Nicolás Almada, el nene que falleció por golpes hace casi un año

La propuesta para que Mendoza declare como testigo en el futuro juicio fue rechazada por el defensor de Franco, ya que consideró que nunca fue notificado de esa medida definitoria, por lo que entendió que la madre del niño sigue siendo imputada en la causa.

El otro cruce fue porque la Fiscalía y la querella se opusieron a que la hermana del niño, la cual fue golpeada el día que murió Nicolás, declare en el juicio y así pueda conocerse su relato.

Según el querellante Lombardi, la medida podría "revictimizar" a la joven, por lo que no sería adecuado. A su vez, recordó que la niña ya declaró y que dicha declaración se tomó como un anticipo jurisdiccional de prueba, por lo que no sería necesario que tenga que hacerlo en un juicio. En la misma sintonía se alineó con la querella la fiscala Ferraro.

Desde la otra vereda, Alfonso Garrone aclaró que la idea no es revictimizarla, sino que pueda declarar en una cámara Gesell por ejemplo. En tanto, agregó que en otros estrados se han realizado medidas similares.

Por último, las partes volvieron a cruzarse en torno al pedido del defensor de Franco, al juez Patrizi para que sea admitido como prueba un legajo judicial que indicó que la madre de Almada golpeó a su hija en octubre del 2015.

La perpetua

Durante la audiencia la fiscala Ferraro y los querellantes del CAJ -que patrocinan a la abuela paterna del niño, Belkis Sonia Ríos- indicaron que solicitarán como pena en expectativa un total de 26 años de prisión efectiva para Franco.

En este sentido, indicaron que la pena impuesta debería ser como autor de "homicidio calificado por alevosía" del que fue víctima Nicolás Almada. En tanto, aclararon que también se le atribuyó el delito de "lesiones leves calificadas por alevosía" por el cual resultó víctima la hermana del fallecido.

Detenidos

Miguel Ángel Franco permanece detenido bajo la medida cautelar de prisión preventiva desde el 20 de noviembre del 2016, por orden de la jueza penal Sandra Valenti. En aquel entonces, el dictamen judicial ordenó que no solo el padrastro del niño sea privado de su libertad sino también la madre.

El pasado 23 de mayo, mediante un acuerdo entre Fiscalía y defensa, la madre de Nicolás quedó en libertad tras ser sobreseída, mientras que Franco irá a juicio oral luego en caso de que el juez Patrizi admita el material probatorio presentado.