Judiciales
Miércoles 20 de Diciembre de 2017

Culpable: condenaron a Ricardo Fernández por el crimen de Cecilia Retamoso

El expolicía deberá purgar la prisión perpetua. La víctima murió en 2014 cuando el imputado le disparó siete balazos en medio de un contexto de violencia de género.

"Te vas a pudrir en la cárcel", fue una de las tantas frases que, entre lágrimas y llantos, le expresaron los familiares de Cecilia Retamoso, asesinada en 2014 de siete balazos, al exagente policial Ricardo Daniel Fernández.

Los dichos se pronunciaron en la Sala I del subsuelo de tribunales luego de conocerse la sentencia dictada por un tribunal de jueces compuesto por Héctor Gabriel Candioti, Sergio Carraro y Jorge Patrizi.
El dictamen fue luego de un juicio oral que comenzó el pasado miércoles 13 de diciembre y que se desarrolló hasta el pasado lunes con los alegatos de clausura de parte de los fiscales del caso, Jorge Nessier y Cristina Ferraro y la defensa del imputado, a cargo de Andrea Alberto del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal.

El tribunal de jueces declaró a Fernández como autor penalmente responsable del delito de "homicidio calificado por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando la violencia de género y por el uso de arma de fuego" por lo que lo sentenció a prisión perpetua.

Fernandez condenado 2.jpg
Juana Bautista, la madre de la joven al momento del veredicto del tribunal.
Juana Bautista, la madre de la joven al momento del veredicto del tribunal.


Minutos después de conocerse la sentencia, los familiares de Retamoso no tardaron en expresar su emoción por lo que la lluvia de frases contra el imputado se hicieron sentir. En tanto, por fuera del edificio de tribunales un grupo de amigos, familiares y miembros de organizaciones sociales se concentraron para exigir justicia por el crimen.

• LEER MÁS: El llanto de una madre a la que le mataron su hija se hizo sentir en tribunales


"Al final se hizo justicia, le dieron cadena perpetua y va a pagar por todo lo que hizo", dijo a UNO Santa Fe Silvia Retamoso, la hermana de la víctima. "No quedaron dudas de lo que él hizo, queremos que no salga nunca más", agregó.

"Queremos agradecerle a todos los medios y a ustedes que estuvieron desde un primer momento para difundir esta situación y que se haga justicia", indicó la joven. "Esperamos no tener más problemas con esa gente –por el imputado y su entorno–", concluyó Retamoso.

Cuando el machismo mata

El crimen de Retamoso ocurrió en la madrugada del 21 de diciembre, a las 5, en calle Vera al 3500 del macrocentro santafesino. La joven de 29 años había ido al club República del Oeste donde se desarrollaba el tradicional baile.

Acompañada por un muchacho con el cual se habían conocido semanas atrás, la joven llegó al lugar, pero apenas puso un pie en el club barrial fue atormentada por mensajes de texto provenientes de Fernández, con quien había mantenido una relación sentimental anteriormente.

• LEER MÁS: Amplían acusación para un policía que mató a su exnovia


"Estoy frente a República, te voy a matar hija de puta", fueron uno de los tantos mensajes que le envió el hoy condenado a Retamoso, según indicó en su declaración al tribunal la madre de la joven víctima, Juana Ramona Bautista, durante el juicio.


Fernandez condenado 3.jpg
Familiares y amigos pidieron Justicia afuera de tribunales
Familiares y amigos pidieron Justicia afuera de tribunales


Minutos después, cuando Retamoso se retiró del club, y en momentos en que iba acompañada por el hombre con el que se estaba conociendo, fue abordada por Fernández quien llegó en una motocicleta. "Hija de puta, así te quería enganchar, yo te voy a enseñar a que no me cagués", dijo, según el testigo, el femicida.

Seguidamente, el sujeto descerrajó siete disparos con su arma reglamentaria –una 9 milímetros– y le causó en total 14 heridas. El deceso fue inmediato, Retamoso fue asesinada por el hombre con el cual había mantenido un vínculo.

Fernández huyó del lugar y a las 16 de ese día se presentó por sus propios medios en la ex-Sección Homicidios de la Unidad Regional I. Allí quedó a disposición de la Justicia. Días después, se ordenó la prisión preventiva hasta que llegó el juicio, el cual comenzó el pasado miércoles en la Sala I de tribunales.