Judiciales
Lunes 11 de Junio de 2018

Definen si el médico acusado de abusar una joven, que conoció en Tinder, es excarcelado

El martes, en una audiencia de revisión de causa, la defensa de Pablo Javier N., imputado por abuso sexual con acceso carnal, es excarcelado o si transita el proceso tras las rejas. Está privado de su libertad desde el 12 de abril.

Este martes, a las 11, en la Sala 3 del subsuelo de tribunales, el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sergio Carraro, definirá si un médico generalista, preso desde abril de este año por un presunto abuso, llega al futuro juicio tras las rejas o logra obtener una medida alternativa a la prisión preventiva.

El imputado es un profesional de la salud identificado como Pablo Javier N. , de 33 años. El mismo fue detenido por orden de los fiscales de Violencia de Género, Familiar y Sexual del Ministerio Público de la Acusación, Alejandra Del Río Ayala y Marcelo Fontana, quienes le atribuyeron el delito de "abuso sexual con acceso carnal" en perjuicio de una mujer que conoció a través de la red social Tinder.

La audiencia de revisión de causa (artículo 225) fue requerida el pasado 1 de junio por la defensa del acusado, a cargo de Miguel Rodríguez Ortiz de Rosas, quien ya anticipó que pedirá al juez una medida alternativa a la prisión. La misma, según trascendió, es que su defendido permanezca internado en una clínica de rehabilitación de drogas, en Buenos Aires, hasta que logre recuperarse bajo la modalidad de "puertas cerradas".

Pablo Javier N. permanece detenido bajo la medida cautelar de prisión preventiva desde el 12 de abril pasado. Sobre el mismo pesa haber sido quien, durante la noche del viernes 6 de marzo y la madrugada del sábado 7, le suministró sedantes a una joven con la cual mantuvo un encuentro personal y luego la abusó sexualmente.

El hecho que investigan desde la Fiscalía y desde el área de Trata de Personas, ocurrió en un departamento ubicado en las inmediaciones de 9 de Julio y Eva Perón, en pleno centro santafesino y que es propiedad del imputado.

A partir de la denuncia de la víctima, los investigadores dispusieron que se efectúe una serie de allanamientos en el domicilio donde fue secuestrada una computadora, un celular y una serie de medicamentos.

En tanto, también fueron secuestradas, dos días después del abuso, las prendas de vestir que tenía la víctima al momento del hecho denunciado.