Con una cuchilla de un largo de 30 centímetros y un bidón lleno de combustible, así, de esa manera, fue reconocido por una serie de testigos, Juan Eduardo Bovino (22), alias "Juancito", imputado como el autor del incendio de una vivienda de Santiago de Chile al 900, en barrio Chalet el pasado 1 de diciembre del 2017. En dicho incendio perdió la vida Carla Rivas (35) y sufrieron lesiones sus tres hijos, los cuales pudieron escapar de las llamas que se apoderaron de la casa donde vivían.

Esta mañana, en la Sala 2 del subsuelo de tribunales, la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, ordenó que el único imputado en la causa quede bajo la medida cautelar de prisión preventiva hasta que llegue el juicio. El fallo de la magistrada hizo lugar al pedido de la fiscal de la causa, Ana Laura Gioria, quien imputó a "Juancito" por el delito de homicidio agravado (por la alevosía y por haber sido perpetrado por un medio idóneo para crear un peligro común) en perjuicio de Rivas. A su vez, también quedó imputado por tres tentativas de homicidio agravado (por haber sido perpetrado por un medio idóneo para crear un peligro común) en perjuicio de los tres hijos de Rivas, los cuales se encontraban en la vivienda en que se desató el incendio.

Previamente a la resolución de la jueza, la fiscal Gioria también le imputó a Bovino el delito de evasión, ya que el 24 de mayo pasado se escapó de tribunales por un conducto de aire cuando se encontraba alojado en la sala de reconocimiento mientras aguardaba ser trasladado a la audiencia de prisión preventiva. El mismo logró vulnerar la guardia del subsuelo y huyó del palacio de Justicia caminando.

• LEER MÁS: Cayó "Juancito", acusado de matar a una mujer tras incendiarle la casa en B° Chalet

Tras esa evasión, el muchacho se mantuvo prófugo de la Justicia provincial hasta el pasado martes 28 de agosto, cuando en avenida Gorriti al 5500, fue atrapado por agentes de la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI). "Juancito" se encontraba junto a su pareja, una mujer de 45 años identificada como Alejandra B., la cual en reiteradas oportunidades fue nombrada en la audiencia de este jueves por sus vínculos con el caso que derivó en el homicidio de Rivas en barrio Chalet.

• LEER MÁS: Escapó de Tribunales "Juancito", detenido esta semana por el homicidio de Carla Rivas

Fuego, mucho fuego

Durante la audiencia la fiscal Gioria reveló una serie de datos y testimonios que permitieron establecer que el incendio que se cobró la vida de Rivas no fue accidental sino totalmente intencional. En este sentido, la funcionaria judicial explicó que el informe de Bomberos Voluntarios destacó que en el interior de la vivienda se desató un total de seis focos ígneos y que los mismos fueron provocados de manera deliberada.

La fiscal además referenció una serie de testimonios recolectados a lo largo de la investigación que posicionaron a "Juancito" en el lugar y tiempo en que se desató el incendio en Santiago de Chile al 900. Y más aún, lo sindicaron como quien, en la jornada del 1 de diciembre (2017), cerca de las 14.30, irrumpió en la vivienda y con un cuchilla en mano cortó a Rivas en la frente cuando esta se encontraba en su vivienda.

La mujer de 35 años quedó tirada en su casa, inmovilizada y terminó muriendo luego de que el imputado desparramó combustible por el dormitorio y con una caja de fósforos prendió fuego todo. Lo mismo hizo en otras partes de la vivienda en donde se encontraban los hijos, los cuales afortunadamente lograron escapar de la vivienda con ayuda de vecinos.

El supuesto móvil

Uno de los testimonios con los que cuenta la investigación fue el de la pareja de Rivas, quien residía en la vivienda incendiada con la mujer y sus hijos. Se trata de Domingo C., el cual declaró a los pesquisas que su pareja tenía problemas con sus vecinos, los cuales le habían ofrecido en varias oportunidades quedarse con su casa a cambio de otra propiedad ubicada en Recreo. Como Rivas había rechazado la propuesta, los vecinos desataron su bronca.

Según develó la investigación, los vecinos, entre los cuales se encontraba la pareja de "Juancito" Bovino, empezaron a amenazar a Rivas con que le iban a "quemar la casa".

Este vínculo, entre Rivas y su vecina, no había sido así anteriormente. Según pudieron establecer los investigadores, la pareja de Bovino y la víctima fatal habían mantenido una relación de amistad anteriormente, la cual se habría terminado a raíz de un brutal incidente vinculado a la trata de personas.

Es que durante la audiencia, la fiscal indicó que aparentemente unos días antes al incendio, Rivas había sido llevada hasta una vivienda de Recreo, en donde también residían sus vecinos. Allí permaneció cinco días privada de su libertad y habría sido explotada sexualmente hasta que logró escapar. Ese hecho habría sido denunciado por Rivas y por ello los vecinos desataron la violencia contra su vivienda y contra ella misma.

Pedido de justicia

Este jueves, antes de que se dé inicio a la audiencia de prisión preventiva, declararon ante la jueza Valenti dos familiares directos de Rivas: su hijo Maximiliano R., que fue un testigo presencial del hecho, y su madre, Dora M. Ambos pidieron justicia y que el principal imputado permanezca en prisión por miedo a represalias.

"Quiero justicia. Tengo mucho miedo por mis nietos y la mujer del tipo (por el acusado) anda suelta. El dolor en el alma que tengo, nadie me lo saca", sentenció la madre de la víctima en su declaración ante la jueza Valenti.