Judiciales
Martes 08 de Mayo de 2018

Detuvieron al sospechoso de abusar sexualmente a una joven de San Cristóbal

El aberrante episodio ocurrió el pasado domingo por la noche. El violador esperó a la víctima en la oscuridad y luego la ató y abusó de ella en su propia casa. El lunes, agentes de Trata de Personas lo arrestaron en su casa. Hoy será imputado.

Miembros del Área Género y del Departamento de Investigación sobre Trata de Personas de la ciudad de Rafaela lograron arrestar al presunto autor de la violación de una mujer de 25 años el pasado domingo en San Cristóbal.

Se trata de un joven de 21 años, identificado como Agustín C., quien tenía el pedido de captura de la fiscal de aquella localidad, Hemilce Fissore. La detención tuvo lugar en la vivienda donde reside el principal sospechoso.


El mismo permanece incomunicado y será imputado en la tarde de este martes, en la Oficina de Gestión Judicial de San Cristóbal por el delito de "abuso sexual con acceso carnal". En tanto, se prevé que para mañana se lleve a cabo la audiencia de tratamiento de la medida cautelar de prisión preventiva.


El caso remonta al pasado domingo, cuando en horas de la noche, la víctima sufrió un abuso en su propia casa. Según informaron fuentes del caso, el violador esperó a la víctima en cercanías de su vivienda y cuando esta llegó, la arrinconó, luego la ató, golpeó y abusó sexualmente en el interior de la propiedad. Seguidamente la filmó con su celular.

Peritajes
A lo largo de la pesquisa, la fiscal ordenó que la víctima sea trasladada hacia la ciudad de San Guillermo para que sea examinada por el médico policial de la Policía de Investigaciones (PDI). En tanto, los investigadores se constituyeron en el domicilio de la joven junto con agentes de la División Científica.

Allí, procedieron al secuestro de ropa de la cama y también de algunas prendas que tenía la joven al momento del abuso.

La investigación continuó con una requisa en el domicilio del acusado en donde los pesquisas secuestraron su teléfono celular y procedieron a detenerlo. Ya retenido por los investigadores, se le solicitó al médico bioquímico de la PDI que se le extraiga sangre, se le tome muestra de orina y a su vez se le practique el hisopado debajo de las uñas. Además, se le practicaron peritajes de rigor en su ropa interior.

Por fuera de ello, la investigación se centró en peritar las cámaras de seguridad cercanas al lugar del hecho.