Judiciales
Viernes 01 de Diciembre de 2017

Detuvieron a un hombre vinculado a la causa de Natalia Acosta, desaparecida hace ocho años

Fue en la jornada de ayer en una vivienda de Guadalupe Oeste por orden del fiscal federal, Walter Rodríguez. Los investigadores creen que el sujeto buscó captarla e introducirla a una red de trata de personas.

A ocho años de su desaparición, la Justicia Federal de Santa Fe ordenó la detención de una persona que se encontraría vinculada a la desaparición de Natalia Acosta, vista por última vez en la madrugada del 29 de mayo del 2009 en la esquina de 25 de Mayo y Suipacha donde se encontraba en situación de prostitución.

Se trata de Osvaldo Cerri (58), el cual fue detenido por pesquisas de la Gendarmería Nacional en la jornada del jueves en un domicilio de General Paz al 7300, en el norte de la ciudad.

La causa se tramita en la Fiscalía Federal Nº 2, a cargo de Walter Rodríguez y comenzó a tener un fuerte impulso a partir de abril de este año con una serie de diligencias llevadas a cabo por funcionarios de esa área que derivaron en Cerri como el principal sospechoso en la desaparición.

En la jornada de hoy iba a realizarse la audiencia indagatoria ante el juez de Instrucción federal, Francisco Miño, pero ante una descompensación de Cerri se postergó. De todas maneras, continuará detenido hasta tanto sea indagado y se le impute el delito que estableció el fiscal Rodríguez.

• LEER MÁS: Volanteada a 8 años de la desaparición de Natalia Acosta


En este sentido, la Fiscalía optó por la "captación" contemplado dentro de la figura de la trata de personas. En esa línea, los investigadores consideran que Cerri captó a Acosta con el propósito de introducirla a un sistema de prostitución en un "determinado lugar que se encontraba inspirado en un claro ánimo de lucro".

La figura del bar Místico
Para los investigadores del caso, Cerri conocía a la joven de 21. La pesquisa sostiene que habría sido cliente de la misma y que en la madrugada del 29 de mayo del 2009 el hombre estuvo con ella.
Para evidenciar esa pista, se detectó que las antenas de teléfono del hoy detenido estuvo en la misma zona geográfica que el de Acosta. En este aspecto, la investigación reveló que el celular se activó a las 3.08 de la madrugada del 29, donde la joven dialogó con quien por ese entonces era su pareja. Según los pesquisas, dialogaron de lo que sería su vuelta a la ciudad de Santo Tomé, lugar en donde residía.


Mistico


• LEER MÁS: Ordenaron prisión preventiva para los dueños de Místico y bar El Stud


Posteriormente, se registró un nuevo contacto entre la joven y su hermana a las 4.17, donde, por medio de mensajes, le indicó que volvería a su casa. "Por el intercambio que tuvieron a esa hora es posible pensar que la que mandaba los mensajes era Natalia Acosta. Eso da la pauta que fue la última señal", dijo una alta fuente a UNO Santa Fe.

Vale recordar que la noche del 28 de mayo de ese año, Natalia Acosta salió de su casa en la ciudad de Santo Tomé. Fue en una motocicleta con un amigo que la llevó hasta la avenida 7 de Marzo. Allí tomó un colectivo y se dirigió hacia donde hacía su "parada", en 25 de Mayo y Suipacha.

• LEER MÁS: Se volvió a postergar la audiencia de juicio abreviado para el exdueño de Místico


En cuanto haberla visto con Cerri, una testigo que la vio aquella noche, aseguró ante los investigadores del caso que Acosta habría tenido contacto con Cerri en otras oportunidades.

La captación
La investigación también estableció que durante los días previos a su desaparición, Cerri le ofreció a Natalia Acosta trabajar en el bar Místico, el cual se encontraba ubicado en San Martín al 2700, en plena peatonal santafesina. Dicho local fue cerrado en agosto del 2016 luego de que su dueño, Juan Carlos Cisneros –citado como testigo en la causa de Acosta– sea detenido por orden de la Justicia provincial, en una causa que instruye el fiscal Omar De Pedro, por "promoción y facilitamiento de la prostitución" y que se encuentra a la espera de un juicio abreviado.

En torno a aquel ofrecimiento que le hizo Cerri, la pesquisa indicó que el mismo le dijo (a la joven desaparecida) que era uno de los propietarios del club nocturno y que la propuesta era para "trabajar" los domingos.

"Fue Cerri, alegando ser dueño de ese lugar, quien le propuso ir a trabajar en ese carácter", sostuvieron fuentes del caso a este diario. En tanto, agregaron que "los testimonios que se pudieron recolectar en la causa dan cuenta que Acosta, el día anterior a su desaparición, fue a este lugar a reconocer lo que sería su futuro espacio laboral" .

Por tal razón, los investigadores creen que Cerri "merodeó a la víctima en la semana previa a su desaparición".

En cuanto a su rol como posible administrador de Místico, los investigadores buscan determinar si el hombre era administrador realmente o si simplemente se hizo pasar como el propietario del club nocturno clausurado en 2016. De todas maneras, sigue abierta la causa a que pueda haber más personas involucradas en la desaparición.