Javier Ramón Leal (48) y José Luis Romano (28) fueron condenados a seis años de prisión efectiva por haber intentado trasladar en 2017 un cargamento de 80 kilos de cocaína valuado en 10 millones de pesos desde la provincia de Salta hasta el Gran Buenos Aires. Los detuvieron en Ceres.

La sentencia fue dictada en la jornada del jueves, a las 17, en el Tribunal Oral Federal y estuvo a cargo de los jueces María Ivón Vella, José María Escobar Cello y Luciano Lauría, quienes encontraron culpables a los dos imputados por el delito de "transporte de estupefacientes".

El monto de la pena impuesto, que fue el resultado de un juicio que se desarrolló durante la jornada del jueves, fue inferior a lo que había solicitado la Fiscalía General, que pidió una condena de nueve años de prisión para Leal y Romano. En contraposición, la defensa de los dos encausados, a cargo de Julio Agnoli y Fernando Sánchez -defensoría oficial- había solicitado la absolución.

Los hoy condenados por la Justicia federal de Santa Fe fueron detenidos en horas del mediodía del 7 de marzo de 2017 en un procedimiento de control ejecutado por agentes de Gendarmería Nacional Argentina. Ambos habían salido de la localidad de Embarcación a bordo de un camión que trasladaba 1200 bolsas rellenas con porotos que fueron cargados en un establecimiento frutihortícola.

En panes

Cuando arribaron a la localidad de Ceres, por la ruta nacional N° 34, Gendarmería inspeccionó el acoplado del camión. Allí los agentes notaron que había una serie de bolsas que se encontraban desacomodas. Al requisar, hallaron unas cajas que en su interior tenían un total de 76 panes de cocaína (en estado de sal como clorhidrato y con sustancias de corte y otros en estado de pasta base).

Leal, que era el empleado de la empresa que debía trasladar el cargamento de porotos, quedó detenido al igual que Romano, que lo acompañaba con el justificativo de realizar el carné de conducir en Buenos Aires. Ambos quedaron a disposición del Juzgado Federal de Rafaela, donde se dispuso su respectiva detención. Posteriormente fueron procesados y su causa fue remitida al Tribunal Oral Federal de Santa Fe.

La Fiscalía General que impulsó el juicio consideró, en su alegato, que tanto Leal como Romano podrían haber formado parte de una empresa criminal destinada al tráfico de estupefacientes a gran escala. Esa hipótesis se planteó ya que el cargamento que si bien fue detenido y desbaratado en Ceres, tenía como destino una firma que transporta cargas aéreas, terrestres y marítimas al exterior.