Dos mujeres que se hicieron pasar por fiscales y pretendían extorsionar a un hombre fueron detenidas en la localidad de Wheelwright. Le pedían a la víctima 400 mil pesos para eliminar unas supuestas escuchas telefónicas y así sacarlo de una causa relacionada con las estafas inmobiliarias de Venado Tuerto, informaron fuentes policiales.

El hecho tuvo lugar la tarde del martes cuando un individuo se acercó hasta el domicilio de un hombre de 41 años en Wheelwright y se presentó como personal de la Policía de Investigaciones (PDI) de Santa Fe, diciéndole al propietario que su nombre figuraba en una causa de estafas inmobiliarias relacionado con los recientes allanamientos que hubo en Venado Tuerto.

A su vez este hombre, que se hizo pasar por policía, le exigió al propietario 400 mil pesos, que serían retirados más tarde. De esta manera su jefe eliminaría las escuchas telefónicas y lo haría desaparecer de la causa.

Horas más tarde se acercó hasta el domicilio una mujer, quien se presentó ante la esposa del propietario como primera fiscal de Santa Fe, manifestándole que había enviado a su empleado (el falso policía) para explicarle la situación, y le advirtió que si no colaboraba con el pedido le allanarían la vivienda para luego detenerlos a los dos.

Ante esta situación, las víctimas decidieron realizar la denuncia ante la Policía, que fue la encargada de realizar un operativo el miércoles por la noche para detener a las estafadoras cuando se dirigieron nuevamente a la propiedad del denunciante a buscar el dinero que le solicitaban. Las detenidas son dos mujeres de 39 y 40 años, domiciliadas en Venado Tuerto.

Finalmente, la Policía le informó al fiscal en turno, Juan Lavini, quien dispuso que las aprehendidas sean trasladadas a la comisaría y se secuestre el automóvil Suran en el que se movilizaban junto con todas sus pertenencias.

La causa invocada

La causa que invocaban las presuntas extorsionadoras saltó a fines de agosto del año pasado, cuando el Registro de la Propiedad detectó operaciones inmobiliarias concretadas con documentos apócrifos con el presunto objetivo de quedarse con tres campos ubicados en San Eduardo, Maggiolo y Venado Tuerto, por un total de 454 hectáreas, y seis inmuebles ubicados en Venado.

En el caso de la transacción de los campos de 55, 112 y 287 hectáreas se ingresó al Registro una escritura de transferencia de dominio de los tres lotes, donde se citaba un poder de venta que se habría otorgado en 2001, autorizado por un escribano en la provincia de Buenos Aires, donde la titular registral lo había otorgado a favor de una persona para que vendiera en nombre de ella los tres inmuebles.

Ese poder fue incorporado por un escribano del sur provincial en la escritura de transferencia, la cual ingresó al Registro de la Propiedad y allí se comprobó que era un poder apócrifo, porque en 2001 el escribano de Buenos Aires no podría haberlo otorgado (había dejado de ser escribano en 1998 y no contaba más con su registro).

Sin embargo, la venta de los inmuebles se intentó realizar igual, tal como lo publicó este diario oportunamente.

Al detectar esto, el Registro solicitó que se inspeccionaran los protocolos del escribano de Santa Fe para ver si tenía los respaldos para poder hacer la transferencia inmobiliaria y se comprobó que faltaba uno de los elementos fundamentales, que es el boleto de compraventa, por lo que se decidió recolectar toda la información del caso y presentarla en la Justicia.

Con respecto al caso de los seis inmuebles, el procedimiento fue mucho más complejo y se abordó íntegramente desde el Registro de la Propiedad, al detectar el ingreso de pedidos de transferencia de los mismos inmuebles, realizados por dos escribanos distintos, con dos compradores distintos, pero ambos con terceros que vendían a través de un poder apócrifo de los dueños originales.

Así, y en el marco de dos denuncias presentadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe, el 20 de diciembre se realizaron 14 allanamientos en las localidades de Venado Tuerto, Rosario y Armstrong. Los operativos se llevaron a cabo en cuatro escribanías, un estudio jurídico y domicilios particulares. Doce en Venado Tuerto, uno en Rosario y otro en Armstrong, a pedido de la Fiscalía Regional 3, que lleva adelante la investigación. El fiscal Lavini confirmó que los operativos realizados en la ciudad de Venado Tuerto arrojaron resultados positivos con lo cual se podría avanzar en la causa.

Si la víctima de la extorsión que derivó en estas detenciones tiene que ver o no, directa o indirectamente, con esta causa, no trascendió. Lo cierto es que las mujeres y el falso policía le pidieron dinero para hacer desaparecer presuntas pruebas.

Fuente: La Capital