Judiciales
Miércoles 01 de Noviembre de 2017

Dos santotomesinos detenidos por abortos clandestinos en un hotel de Buenos Aires

Están acusados de montar una organización que interrumpía los embarazos de manera clandestina en un hotel ubicado a la vuelta del Obelisco.

Dos hombres oriundos de la ciudad de Santo Tomé quedaron detenidos ayer por la tarde en el marco de un allanamiento ordenado por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 47 a cargo de Carlos Rodolfo Cresseri.

La detención se dio tras haber sido sindicados como quienes efectuaban abortos clandestinos en el Hotel de las Naciones (Corrientes 818), ubicado a la vuelta del Obelisco, en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires.

El procedimiento, informado por la agencia Télam, se dio luego de una investigación que detectó que los dos santotomesinos eran quienes encabezaban una banda que a través de internet tomaba contacto con mujeres y les cobraba una suma total de $28.0000 por la práctica ilegal. El contacto se daba mediante un sitio web llamado Ginofem.

La mujeres que acordaban abortar se dirigían hacia el hotel y allí eran recibidas por una mujer llamada "Doctora María", la cual, luego de recibir el dinero y hacerles firmar un "consentimiento médico", les suministraba medicamentos que, según trascendió, en algunos casos eran de uso veterinario. Dichos fármacos producían hemorragias que culminaban en el aborto.


Embed



Por otro lado, la pesquisa determinó además que en los casos en que los embarazos se encontraban avanzados, las mujeres terminaban siendo intervenidas en un quirófano improvisado que se había instalado en el propio hotel.

Del allanamiento, los efectivos policiales pertenecientes a la División Delitos Contra la Salud de la Policía de Buenos Aires, secuestraron anticonceptivos, antibióticos, antimicóticos, analgésicos, antiinflamatorios e hipnóticos de venta controlada como la diazepina, anestésicos como xilocaína y lidocaína. También se incautaron varios medicamentos para uso veterinario como la atropina –alcaloide destinado a "uso animal"–, instrumental médico, sellos con número de matrícula médica, valijas y un equipo de comunicación trunking similar a los que utilizan las fuerzas policiales.

La investigación, instruida por la fiscal nacional en lo Criminal y Correccional Nº 19, Graciela Bugeiro, determinó que quienes estaban al frente de la organización eran los dos santotomesinos. Así lo confirmaron las escuchas telefónicas interceptadas que permitieron establecer que los teléfonos se encontraban en la provincia de Santa Fe y que los IP del sitio web desde donde se contrataban los servicios estaba en la ciudad de Santo Tomé.