Judiciales
Sábado 04 de Agosto de 2018

El caso donde la docente Vanesa Castillo fue testigo terminó con un condenado

Se trata de un muchacho de 21 años identificado como E. D. V. E. quien deberá purgar 13 años en prisión por abusar sexualmente de su media hermana. La condena fue en un juicio abreviado.

Un joven de 21 años identificado cuyas iniciales son E. D. V. E. fue condenado a 13 años de prisión efectiva en el marco de una investigación por el abuso sexual con acceso carnal de su media hermana. La pena fue impuesta por el tribunal pluripersonal integrando por los jueces Sergio Carraro (presidente); Jorge Patrizi y Gabriel Candioti, informó este sábado la Oficina de Prensa del Ministerio Público de la Acusación.


En el caso, según pudo saber UNO Santa Fe, había sido testigo clave, Vanesa Castillo, la docente asesinada, a cuchilladas, el 15 de febrero pasado cuando salía de la escuela de Alto Verde, Victoriano Montes, donde daba clases.

Los delitos por los que terminó condenado el muchacho de 21 años fueron la autoría de "abusos sexuales con acceso carnal en forma reiterada (en tres oportunidades) calificados, en concurso real con corrupción de menores agravada". En ambos delitos, la agravante fue porque el condenado los cometió en calidad de hermano de la víctima menor de 13 años informó la fiscal Alejandra Del Río Ayala de la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas) que investigó el caso.


Según explicó la funcionaria del MPA "el abuso fue informado al MPA en noviembre del año pasado, y ocho meses después se resolvió la condena". También aclaró que "la denuncia fue realizada por la madre de la víctima en sede policial. La mujer dijo haberse enterado del abuso a raíz de que le informaron las autoridades de la escuela a la que asiste su hija".

Del Río Ayala también informó que la madre de la niña "manifestó su total consentimiento para que se lleve adelante el procedimiento".

Hechos investigados
Los tres hechos que investigó la fiscal fueron cometidos entre mayo y octubre de 2017. "El primero de los abusos fue entre mayo y junio, en el la casa que compartían el condenado y la víctima en Alto Verde", precisó la fiscal en la audiencia. "Los otros dos hechos fueron en octubre del año pasado, en horas de la noche, en la misma vivienda", agregó.


"La diferencia de edad que existe entre el condenado y la víctima; el vínculo que los une y la modalidad y duración en el tiempo de los ilícitos, resultan perfectamente idóneos para adelantar el desarrollo normal, libre y progresivo de la sexualidad de la menor", argumentó la fiscal. "Es decir, son circunstancias que se presentan como una interferencia negativa en el libre crecimiento sexual de la víctima", concluyó.

Identidad
Del Río Ayala aclaró que "solo se brindan las iniciales del condenado para preservar la identidad de la víctima. Al ser medio hermanos entre ellos, el apellido de la niña es igual a uno de los dos apellidos que tiene el joven condenado".