El fiscal general ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe, Martín Suárez Faisal, aseguró que "fue un éxito" la condena al narco de Alto Verde, Sergio "Zurdo" Villarroel y adelantó que "este caso va a tener una segunda parte", que será la que avance sobre el lavado de activos.

En diálogo con UNO en la Radio -que se emite en FM Sol 91.5-, el fiscal dijo sobre este punto que "ya hay un auto de procesamiento dictado por la Justicia Federal de primera instancia respecto del delito de lavado de activos y esto es una novedad respecto de los estupefacientes".

"Eso quiere decir -aclaró- que el accionar judicial y policial no solo desbarató a esta banda, sino que también se embargaron todos sus bienes que van desde vehículos, camiones, bienes inmuebles, terrenos y hasta una embarcación. Todo eso va a quedar a merced de esa causa por el lavado de activos producto del delito de narcotráfico y eventualmente eso va a terminar con la organización".

"Lo que nos pasaba hasta el momento es que se hacían esfuerzos para detener a los cabecillas de tal o cual banda y como la organización quedaba con los medios económicos subsistentes todavía seguían funcionando por más que las personas estén encarceladas y a veces seguían siendo manejadas desde la cárcel", explicó.

Investigación y resultados

Para Suárez Faisal, "la condena fue un éxito" y recordó que los primeros pasos de la investigación se remontan a 2014. Luego los allanamientos fueron en diciembre de 2016 donde intervinieron la Gendarmería Nacional, Prefectura Nacional, la Policía Federal, la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones de la PDI.

"Hubo mucha información que procesar, se intervinieron 20 líneas telefónicas de las cuales 10 las usaba el principal imputado. Hubo más de 3.000 CD de escuchas que hubo que transcribir, desgrabar, cotejarlo y llegar a hilvanar toda la información que se desprendía de esos documentos para llegar a demostrar cuál era la verdadera naturaleza de la asociación", detalló.

"Más allá del monto de la pena -insistió-, lo importante es que se llegó a comprobar los hechos y llegar a una condena que fije la responsabilidad de estas personas sobre los hechos".

Villarroel y Escobar Gaviria

Salvando las distancias, Suárez Faisal comparó en su alegato a Villarroel con el capo narco colombiano Pablo Escobar Gaviria -quien resultó muerto en un confuso episodio el 2 de diciembre de 1993-. "Por supuesto que las escalas de uno y otro negocio son absolutamente distintas, pero había facetas del accionar del imputado que hacían recordar a aquel narco colombiano de las décadas de los 80 y 90", expresó.

"Villarroel había desarrollado un entramado social en Alto Verde formado por el club de fútbol, la vecinal, la iglesia, el apoyo a los vecinos con el servicio de cable que no les había llegado hasta ese momento por lo que había una situación de prevalencia social del imputado en el barrio. Además tenía una casa de dos plantas frente al río, con pileta que le generaba ese sentido de líder social y que le sirvió como contención frente a los investigadores", sostuvo el fiscal que argumentó que a las fuerzas de seguridad se les dificultaba la vigilancia de las acciones de Villarroel por las alertas rápidas que podían dar vecinos del lugar.

Por último, el fiscal aportó otro dato: "Todos los casos de narcotráfico en la ciudad tienen algún punto en contacto. Cuando uno los analiza se entrecruzan los mismos nombres, las mismas características en los negocios y en algunos casos hasta los mismos proveedores".