Judiciales
Jueves 14 de Diciembre de 2017

El llanto de una madre a la que le mataron su hija se hizo sentir en tribunales

Juana Ramona Bautista, la madre de Cecilia Retamoso, acribillada de siete balazos en 2014 a la vuelta de República del Oeste, declaró en el juicio donde juzgan al expolicía, Ricardo Fernández.

El llanto de una madre a la que le asesinaron a su hija se hizo sentir esta mañana en la Sala I de tribunales en el marco del juicio oral donde es juzgado Ricardo Daniel Fernández, un expolicía acusado de haber matado a Cecilia Natalí Retamoso en la madrugada del 21 de diciembre del 2014.

"Dejó a cuatro hijos sin su madre", dijo en medio de una crisis, Juana Ramona Bautista, ante el tribunal de jueces penales compuesto por Héctor Gabriel Candioti, Sergio Carraro y Jorge Patrizi.

• LEER MÁS: Comenzó el juicio al policía acusado de ser el autor del femicidio de su pareja


La mujer vio a su hija minutos antes de que sea acribillada de siete balazos en calle Vera, a cincuenta metros de avenida Freyre. Las dos se habían encontrado en el tradicional baile de República del Oeste.

Aquella noche, Retamoso llegó acompañada de un muchacho con el que se estaban conociendo, Walter Mosqueira. Ambos habían ido a cenar antes de ir al baile y sus planes eran divertirse en el club.

Al llegar a la populosa y tradicional fiesta, una serie de mensajes de texto empezaron a llegar al teléfono de Retamoso.

Es que quien se encargó de escribirlos fue, según el testimonio de la madre de la joven, el hoy acusado, Fernández. "Estoy frente a República, te voy a matar hija de puta", fue uno de los mensajes que le mostró la víctima a su madre en medio de la fiesta.

"Tenía mucho miedo ella y yo le decía que no le iba a pasar nada", contó Bautista al tribunal. "A mí no me gustaba que esté con él, porque era golpeador", dijo en otro tramo de su testimonio. En tanto, recordó que en más de una oportunidad Fernández siguió a su hija y una vez la amenazó con su arma reglamentaria.

El quiebre de Bautista resonó en la sala al recordar el trágico momento. "Se me fue de las manos", expresó entre lágrimas. "Me dijeron: vení que le pegaron tiros a tu hija", agregó finalmente en medio del llanto por lo que se debió realizar un cuarto intermedio.

El testimonio de la madre de Retamoso fue solicitado por los fiscales del caso, Jorge Nessier y Cristina Ferraro, quienes acusan a Fernández de haber sido el autor de la lluvia de disparos que pusieron punto final a la vida de la joven de 25 años.

Tras culminar su declaración, Bautista se fue de la sala y entró a la misma el testigo clave del suceso. Walter, quien había conocido a la víctima tres semanas antes y quien quiso llevar a Retamoso hacia su casa.


• LEER MÁS: Amplían acusación para un policía que mató a su exnovia


"Cuando aprieto el botón para desactivar la traba de la camioneta (una Ford Ecosport) veo que se arrima un sujeto en moto y le dijo a ella -por Retamoso- «hija de puta, así te quería enganchar, yo te voy a enseñar a que no me cagués»" , contó al tribunal el muchacho que aquella noche acompañó a la joven asesinada.

En otro tramo de su declaración, Mosqueira recordó que el autor del disparo -a quien en ese momento no conocía- le dijo a él: "Vos no te metás porque a vos te voy a quemar". Seguidamente indicó en la rueda de reconocimiento era Fernández el autor de los disparos.

Vale recordar que el hoy imputado se entregó el domingo 21 de diciembre en horas de la tarde en la antigua Sección de Homicidios de la Unidad Regional I. Allí se puso a disposición de los investigadores y de la Justicia, la cual desde ese entonces dispuso su encierro preventivo hasta que llegue el juicio.

A las puertas de una sentencia

El juicio comenzó el 13 de diciembre y continuará el próximo lunes con los alegatos de clausura de las partes. En este sentido, desde Fiscalía ya anticiparon en el inicio del debate que solicitarán 30 años de prisión para Fernández.

En tanto, el miércoles 20 se fijó fecha para que el tribunal de jueces haga conocer su veredicto y determine si condena o absuelve al único sospechoso del brutal crimen.