El juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) dispuso hoy que el soldado acusado de haber abusado sexualmente de una compañera en el depósito central del Batallón Ingenieros 1° Zapadores Coronel Czetz de Santo Tomé, permanezca detenido bajo la medida cautelar de prisión preventiva.

El dictamen judicial se produjo esta mañana, cerca de las 10.30 y ordenó que el soldado, identificado como A. S. de 26 años, permanezca tras las rejas tras el pedido de la fiscal del área de Violencia de Género, Familiar y Sexual del Ministerio Público de la Acusación, Yanina Tolosa.

El presunto agresor sexual fue detenido el pasado miércoles por orden de Tolosa, luego de que su compañera, una soldado de 20 años, oriunda de una provincia del norte del país, denunció el ataque sufrido cuando ambos se encontraban doblando la ropa.

El pasado sábado, ante el juez Jorge Pegassano, la fiscal lo imputó al joven por "abuso sexual con acceso carnal agravado por su condición de ser miembro de la fuerza de seguridad" un delito que parte desde los ocho años de prisión y puede llegar hasta 20 de condena.

Fuentes consultadas por UNO Santa Fe indicaron que el imputado se encontraba como voluntario en la fuerza desde hacía cuatro años.

Cómo fue

Tras confirmarse la prisión preventiva para A. S., la fiscal Tolosa indicó, en rueda de prensa, que el hecho sucedió cuando la víctima y el agresor se encontraban solos en un depósito central de las instalaciones del Batallón.

"Ella declara que surgió de una conversación tonta y que el agresor le dijo "yo te voy a enseñar cómo soy serio" y ahí él le ordenó hacer ejercicios", indicó la funcionaria judicial. "Luego de ello pasó el hecho", agregó y a su vez, remarcó que la orden fue acatada por la víctima ya que el agresor, si bien mantiene el mismo rango, tiene mayor antigüedad en la fuerza y que por ello la joven debió obedecer.

"Ellos no mantenían ninguna relación, ni tuvieron nada sentimental. Simplemente compartían estas tareas que eran asignadas ya que siempre cumplen órdenes debido a que son soldados. Hacía poquito que estaba de novia con un compañero", acotó Tolosa.

En esa línea, la fiscal aclaró que tras el abuso, la soldado le dio aviso a su reciente pareja. "Ella lo primero que hizo fue pedirle ayuda a su novio. Lo llama por teléfono y acude a él. Luego. Según ella, fueron cuestiones de segundos o minutos, como mucho", precisó.

Pesquisa

La investigación por el momento cuenta como evidencia central el testimonio de la víctima y también de personas de su entorno dentro del Batallón de Mariano Candioti al 4500 de la localidad lindera a Santa Fe.

A su vez, también se practicó un informe médico que reveló que la joven presentaba signos de haber sido ultrajada. "Hay enrojecimientos en la zona genital y en uno de sus brazos, en la muñeca. Ella misma, cuando me relata el hecho teatralizó cómo fue tomada por el agresor y señaló su mano derecha de manera espontánea", detalló la fiscal Tolosa al respecto.

Asimismo, tras salir a la luz el caso, peritos de la Policía de Investigaciones (PDI) fueron al depósito central donde se cometió presuntamente el abuso, y realizaron los peritajes de rigor. En tanto, también procedieron a secuestrar las prendas de ropa las cuales fueron remitidas al laboratorio central de la fuerza.