Judiciales
Viernes 08 de Diciembre de 2017

Escuchas a Pullaro: "Queremos saber de quiénes son empleados Apullán y Martí"

Así lo dijo Pablo Cococcioni a UNO Santa Fe, el cual asesora y acompaña al ministro de Seguridad en el marco de la auditoría que investiga a dos fiscales del Ministerio Público de la Acusación.

Pablo Cococcioni, el actual secretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia y ahora asesor legal del ministro de Seguridad, se refirió a la auditoría que evalúa el desempeño de los fiscales, María Laura Martí y Roberto Apullán, quienes solicitaron intervenir el teléfono oficial de Maximiliano Pullaro en el marco de la causa "horas Ospe".

Para Cococcioni tanto Apullán como Martí no actuaron de buena fe al momento de requerir al juez penal, Nicolás Falkenberg, la intervención del teléfono que utiliza el mandamás de Seguridad provincial. "En ningún momento le dijeron que al que iban a intervenir era a Pullaro", sostuvo a UNO Santa Fe.


"De ninguna manera vamos a creernos que fue de buena fe o que no sabían, conocían perfectamente a quién estaban interviniendo", señaló el letrado.

En tanto, Cococcioni también apuntó a la difusión de las escuchas telefónicas en los medios de comunicación. "Nos parece muy grave que se haya violado la cadena de custodia de los elementos recolectados (escuchas) los cuales están bajo exclusiva responsabilidad de los fiscales que tramitaban la investigación", cuestionó.


"A nosotros nada nos garantiza que no haya sido el propio Apullán y la propia Martí los que filtraron este material. Por acción o por omisión son responsables", aseguró el abogado de Pullaro.


En tanto, Cococcioni fue más duro tras sostener que detrás de las acciones llevadas a cabo por los fiscales del MPA existe una intención política. "Esperamos una disculpa pública, no solo de los fiscales sino de todos los operadores políticos que se colgaron detrás de esta operación que buscó querer golpear un gobierno provincial que está llevando adelante una lucha inédita contra la corrupción policial", sostuvo.

apullan2.jpg
<b>Acusado.</b> El fiscal investigado, Roberto Apullán.
Acusado. El fiscal investigado, Roberto Apullán.


"A mí nadie me va hacer creer que Apullán y Martí no sabían a quién estaban espiando. Esto fue una operación de espionaje político, por lo tanto queremos ver quiénes estaban detrás de todo esto", remarcó.


"Nosotros también vamos a requerir todas las células repetidoras de la señal de telecomunicación para saber quién se comunicó con Apullán y con Martí en el momento de la difusión de las escuchas. Es decir, queremos saber de quiénes son empleados Apullán y Martí", sentenció Cococcioni.

Mantiene cautela
Desde la otra vereda, Néstor Oroño, el abogado defensor de los fiscales Apullán y Martí, indicó que los hechos "tienen una fuerte connotación política, no solo por su naturaleza sino también por quienes realizan la denuncia".


"Los fiscales trabajaron dentro de sus facultadades. Podrá objetarse la metodología pero cada fiscal tiene su propia forma de trabajar", dijo a este diario el penalista que patrocina a los dos funcionarios del MPA.


"De ninguna manera creo que hayan cometido algún tipo de irregularidad y mucho menos delito", concluyó.

El proceso
El rol del fiscal Roberto Apullán y de la fiscal adjunta, María Laura Martí, se encuentra siendo analizado por la auditora general del Ministerio Público de la Acusación, María Cecilia Vranicich.


En la jornada de ayer, fueron notificados los dos fiscales del proceso que se abrió internamente. El proceso de evaluación continuará bajo un plazo de setenta días donde se llevará a cabo la investigación disciplinaria. Concluido ello, Vranicich deberá emitir un dictamen: archivar la causa o formular un cargo.


Apullán y Martí se encuentran bajo la lupa desde que ordenaron la detención del exjefe de la Unidad Regional V. Esa situación se dio en el marco de la causa de las "horas Ospe" que investiga la defraudación al Estado provincial a través de la facturación de horas extras en el servicio policial.

En medio de esa causa, los fiscales en cuestión pidieron intervenir una serie de teléfonos vinculados a la investigación, uno de ellos, fue el del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro.