Judiciales
Miércoles 08 de Agosto de 2018

Hasta nuevo aviso: suspenden el juicio a los Lanatta y Schillaci en Santa Fe

Todo se debe a que los imputados deben afrontar un juicio el próximo 13 de agosto en la ciudad de La Plata por la evasión del penal de General Alvear, que dio inicio al raid que culminó en Santa Fe. Por el momento no hay fechas para el debate en el Tribunal Oral Federal.

El juicio oral y público en el cual iban a ser juzgados Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe se suspendió y no se llevará a cabo el próximo 21 de agosto, como había sido fijado. Los tres están acusados de haberse tiroteado con la Gendarmería Nacional en la zona rural de San Carlos (departamento Las Colonias) durante la mañana del 7 de enero del 2016.

El juicio iba a desarrollarse inicialmente en el estrado federal de Santa Fe el pasado 6 de agosto, pero luego de que los imputados desistieran de sus defensas particulares y asuma la defensoría pública a cargo de Julio Agnoli, dos semanas antes, el debate se fijó para el próximo 21 de este mes. El mismo iba a ser ante el tribunal de jueces María Ivón Vella, Luciano Lauría y José María Escobar Cello.

Finalmente, el martes de esta semana, desde el Tribunal Oral Federal de Santa Fe se informó que el juicio quedó suspendido y oportunamente será reprogramado en base al cronograma de debates previstos para lo que queda del 2018.

• LEER MÁS: La estrategia de los Lanatta para eludir los juicios en la ciudad de Santa Fe


El fundamento de la suspensión es que como los Lanatta y Schillaci afrontarán el próximo 13 de agosto en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de La Plata el juicio por la evasión del penal de General Alvear, se superponen con las dispuestas por el tribunal federal santafesino.

Alojados y a la espera
Los tres imputados actualmente se encuentran alojados en el penal de Ezeiza tras haberse evadido en 2015 del penal de General Alvear (provincia de Buenos Aires), lugar donde purgaban la condena de prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, donde fueron asesinados los empresarios vinculados al negocio ilegal de la efedrina, Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, el 13 de agosto de 2008.

Por esa evasión, los Lanatta y Schillaci serán juzgados en la ciudad de La Plata como los autores penalmente responsables de haber golpeado a un guardia que ingresó a un sector del penal a efectuar un conteo y luego atado de pies y manos, para después huir con su pulóver y las llaves de su automóvil –Fiat 128– particular.

Posteriormente, fueron hasta donde se encontraba otro guardia, al que amenazaron con un arma para que les abra una de las rejas del penal. Luego se movieron hacia una oficina de guardia donde se encontraba otro agente penitenciario, al cual le colocaron una supuesta arma de fuego sobre la espalda y lo amenazaron con "quemarlo". Seguidamente escaparon en el Fiat 128.

Aquel debate tendrá su inicio a las 9.30 y según indicaron fuentes judiciales a UNO Santa Fe, contará el primer día con la palabra de Martín Lanatta ante el juez designado para el juicio, Juan José Ruiz.

El tiroteo
El juicio que había sido fijado en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe tiene a los exprófugos imputados de haber herido a un comandante de la Gendarmería Nacional, haberle robado sus pertenencias y luego huido en un vehículo de la fuerza.

En este aspecto, la requisitoria de elevación a juicio que fue firmada por el fiscal Claudio Kishimoto en la etapa de instrucción de la causa, acusó a Cristian Lanatta y Víctor Schillaci de haber apuntado al suboficial Encina con un arma de fuego; mientras que a Martín Lanatta lo sindicó como quien hizo lo mismo con un FAL al comandante Valdez.

Cristian Lanatta y Schilllaci desarmaron al suboficial y le sustrajeron el arma reglamentaria, un chaleco antibalas y una radio que portaba en el bolsillo del pantalón. En tanto, Lanatta (Martín), desde una distancia de 15 metros hirió en el brazo derecho al comandante Valdez. Posteriormente, le robó un chaleco antibalas, el arma reglamentaria y la radio de frecuencia que llevaba consigo el miembro de la fuerza.

Los tres fueron hacia una camioneta Citroën Berlingo –OQ F140– propia de la fuerza. Horas después, cerca de las 10.50, fue encontrada, con cinco impactos de bala en la parte trasera, en un camino rural, ubicado en inmediaciones a donde se produjo el tiroteo.