El fiscal federal N° 2 de Santa Fe, Walter Rodriguez, solicitó al juez Francisco Miño, que cite a indagatoria a dos miembros de la Gendarmería Nacional por haber favorecido a una serie de personas que se encontraban siendo investigadas por la comercialización de drogas en la ciudad de Santa Fe y zonas de influencia.

Se trata de agentes de inteligencia de la Unidad Especial de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de Santa Fe: Jorge Ismael B., alias "Chabón" y Damián Omar "Perro" Sosa. Este último, actualmente procesado por la Justicia federal, por el delito de encubrimiento a una organización narco que tiene como el líder a un policía de Santa Fe -con 17 años de antigüedad-, identificado como Edgardo "Cabezón" Baigoría, y al rosarino, Emanuel Maximiliano González.

• LEER MÁS: Confirmaron el procesamiento para un policía y dos gendarmes infiltrados en banda narco

El pedido formulado por el fiscal fue emitido el pasado 27 de agosto y apunta a que los dos gendarmes de inteligencia, en casos diferentes, favorecieron a presuntos narcos brindándoles información sobre posibles allanamientos que iba a ejecutar la fuerza nacional. Se espera que para este lunes, los miembros sean indagados ante el juez Miño.

Para el representante del Ministerio Público Fiscal "parte de la estructura de la Gendarmería Nacional, con asiento en la ciudad de Santa Fe, se encontraba destinada a la realización de actos dirigidos a la protección de personas vinculadas al narcotráfico, bajo una matriz delictiva consistente en aprovechar la información que circulaba en las dependencias oficiales para suministrarla a quienes potencialmente serían objeto de alguna medida tendiente a cesar los efectos del delito y aplicar la ley sustantiva".

Mensajes para la "Tota" y el "Cabezón"

El nuevo pedido de indagatoria para Sosa, se basó en una serie de mensajes que figuraban en un teléfono celular que era de su propiedad y que fue parte del secuestros de elementos que hizo la fuerza cuando desbarató, el 4 de abril de este año, a la organización que era liderada -según la Fiscalía- por Baigoría y González.

En ese teléfono, un Samsung J1 Ace, aparecieron mensajes donde Sosa mantenía contacto con Estela María C. alias "Tota", una mujer que residía en una vivienda de Pasaje Irala al 4400 y que se encontraba investigada por la Gendarmería como vendedora de drogas en el barrio Barranquitas, junto a su marido, Osvaldo Ramón "El Viejo" S. Ambos civiles también serán indagados ante el magistrado federal a cargo del Juzgado Federal N° 2.

Los mensajes detectados revelaron como el agente de inteligencia de Gendarmería enviaba cierta información a "Tota" a través de mensajes advirtiéndole los movimientos de la fuerza: "Amiga cerrá todo, están x por jugar en tu barrio"; "amiga no salió nada al final pero te aviso arrancá tranqui"; "amiga no puedo hablar cerrá esta noche limpiá todo por las dudas están por entrar a Barranquita".

El pedido de indagatoria es también para el miembro de la fuerza, Jorge Ismael B., alias "Chabón" el cual, según los pesquisas, favoreció a Baigoría y González con el suministro de información sobre cómo se movía la Unidad Especial de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de Santa Fe.

Para los investigadores del caso, Jorge Ismael B., mantuvo una serie de contactos telefónicos con Baigoría y en los mismos se pudo detectar que los dos tenían una relación clara y precisa con el fin de eludir las investigaciones que llevaba adelante de la fuerza en torno a la sindicada narco organización. Este encubrimiento, según consta en la investigación, se dio al menos desde el 9 de noviembre del 2017 hasta el 4 de abril del presente año.

Las sospechas sobre el miembro de la fuerza federal son en base a una serie de mensajes que mantuvo con Baigoría donde le advertía sobre los allanamientos que iba a efectuar Gendarmería. Así lo evidenció un cabo de la fuerza que destacó en sede judicial que una tarde, Jorge Ismael B. le insistió preguntándole donde iban a desplegarse los allanamientos en la zona de la costa cuando el mismo no se encontraba en servicio.

Desde la Fiscalía consideraron que las comunicaciones que mantuvo Jorge Ismael B.,alias "Chabón" "constituyeron el dispositivo de aviso previsto por Sosa y el agente Santiago Alejo -también procesado en la causa- para ayudar a la organización delictiva comandada por Baigoría y González a eludir las investigaciones judiciales en su contra, lo cual, fue posible en virtud de la utilización ilegítima de la información a la cual tenían un claro acceso.