La defensa de los cinco imputados en el doble crimen de Andrés Fabián y Gustavo Daniel Monje, ambos hermanos, ocurrido en el domicilio de Matheu y Azquénaga, sostiene que el caso se dio en legítima defensa y no como sostiene el fiscal de la causa, Andrés Marchi, que tiene otra versión de los hechos.

La hipótesis de los letrados Horacio Paulazzo y José Mohamad cuestiona los hechos atribuidos por Marchi en las audiencias imputativas y coloca a la "legítima defensa" como eje central del caso.

El violento episodio tuvo lugar el pasado 4 de marzo, a las 16. La versión oficial indica que Roberto T. (53) y sus cuatro hijos (Santiago T., Sebastián T., Adrián T., y Marcelo T.) irrumpieron en la vivienda de los Monje al grito de "Moya, Moya, salí".

Seguidamente, Roberto T. se dirigió hacia el fondo de la vivienda y con una escopeta impactó a Gustavo Monje en la zona del tórax. Lo mismo hizo con Andrés Monje, quien se encontraba pidiendo auxilio. Ambos fueron llevados al hospital, donde se constató su muerte.

Un robo, como génesis de los hechos

Para la defensa de los imputados, la versión de la Fiscalía no se condice realmente con lo que sucedió aquella tarde en el barrio La Chaqueñada. En este sentido, cuestionan que los investigadores no toman en cuenta el ataque que sufrió Santiago T. unas horas antes al doble crimen.

• LEER MÁS:En menos de cinco horas hubo tres homicidios en la ciudad de Santa Fe

Es que según Paulazzo y Mohamad, en la madrugada del 4 de marzo, aproximadamente a las 3, Santiago T. sufrió un intento de robo en su vivienda de Rivadavia y Matheu y que uno de los autores le disparó un tiro en la zona del glúteo, por lo que debió ser asistido por médicos.

Tras ser curado en el hospital, Santiago T. regresó a su propiedad y allí constató que delincuentes habían ingresado a su vivienda tras forzar una puerta y del interior se habían llevado un televisor y otras pertenencias.

Roberto T. supo del suceso de su hijo y buscó encontrar a quienes fueron los atacantes, por lo que los caminos lo llevaron a los hermanos Monje. Fue por esa razón que, a bordo de un Peogeot 206 gris, se dirigió hacia el domicilio de los fallecidos junto con Santiago T.

Se defendió

Al arribar a la propiedad de Matheu y Azcuénaga, Roberto T. descendió del automóvil y buscó dialogar con la madre de los hoy fallecidos pero en su intento fue abordado por un sujeto, que con una escopeta en mano y una camiseta de Colón, buscó amedrentarlo.

• LEER MÁS: B° Guadalupe Oeste: imputaron al supuesto asesino de los hermanos Monje

Roberto T. logró defenderse y le quitó la escopeta y fue ahí cuando aparecieron en escena Andrés y Gustavo Monje, quienes armados abrieron fuego contra Roberto T., el cual se defendió a los tiros y terminó ultimando a balazos a los residentes.

Según los defensores, ese violento episodio no se dio dentro de la propiedad sino que ocurrió fuera de la misma. En este sentido, indicaron que existieron muestras de sangre que así lo corroboran.

En tanto, los letrados argumentaron a UNO Santa Fe que el resto de los detenidos no estuvo presente en el lugar.

Imputados y sin declarar

La versión que baraja la defensa será plasmada en la próxima audiencia de prisión preventiva. La misma fue fijada para el próximo viernes donde, según indicaron los defensores, los acusados declararán y contarán su verdad ante el juez designado por la Oficina de Gestión Judicial (OGJ).

El tratamiento de la prisión preventiva fue fijado esta mañana luego de que en la Sala 4 del subsuelo de tribunales se llevó a cabo la audiencia imputativa para los cuatro hijos de Roberto T., a los cuales se les atribuyó el delito de "coautores de amenazas calificadas, abuso de armas y daño" y "coautores de homicidio doblemente calificado por ser perpetrado en concurso premeditado de dos o más personas mediante el empleo de arma de fuego, reiterado -en dos oportunidades".