A puertas cerradas, en la Sala 4, del subsuelo de tribunales, la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Gabriela Arri, imputó esta mañana a los cuatro agentes policiales detenidos en la jornada de ayer en el interior de una vivienda de Iturraspe y su intersección con el terraplén Irigoyen.

La funcionaria judicial le atribuyó ante el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Eduardo Pocoví, una suma total de cuatro hechos: tentativa de robo calificado por ser en poblado y en banda y por el uso de arma de fuego; allanamiento ilegal; tentativa de falsificación de instrumento público; y la tenencia ilegítima de un arma de guerra.

Los efectivos policiales forman parte del Comando Radioeléctrico (A. O. C. de 41 y E. S. R. de 36), del Grupo de Operaciones Especiales (C. B. G. de 39) y uno de la Sexta Zona de Inspección (L. A. V. de 32 años). Todos dependientes de la Unidad Regional I La Capital.

Para el próximo viernes está previsto que se realice la audiencia donde se debatirá con la defensa de los imputados, a cargo de Romeo y Ramiro Díaz Duarte, la medida cautelar de prisión preventiva, la cual fue solicitada por Arri.

La audiencia de prisión preventiva debería realizarse el jueves pero tras un acuerdo entre Fiscalía y Defensa se determinó acordar la duplicidad de los plazos de detención por lo que se acordó que sea el viernes próximo, con horario a determinar por la Oficina de Gestión Judicial.

El escenario

Según explicó Arri, la hipótesis que baraja la Fiscalía por estas horas es que los cuatro agentes ingresaron uniformados y con el rostro cubierto al grito de "Policía, Policía". "En esa ostentación y viendo el uniforme de la fuerza policial entendemos que simularon la autoridad para ingresar al domicilio cuando en realidad no había ningún procedimiento legal ordenado por un juez, que es como corresponde", sostuvo la funcionaria del MPA.

De todas maneras, advirtió que la causa luego será impulsada e investigada en la flamante Fiscalía de Delitos Complejos, creada en octubre de este año y que tiene a la cabeza al fiscal Ezequiel Hernández.

Un "confuso" episodio

El hecho investigado por la Fiscalía ocurrió en la jornada del lunes, alrededor de las 2.30. La versión oficial emitida por la oficina de Relaciones Policiales de la Unidad Regional I indicó que la detención de los agentes se dio en el marco de un patrullaje que llevaban adelante efectivos del Comando Radioelectrico.

• LEER MÁS: El parte oficial sobre la detención de cuatro agentes policiales en Santa Fe

Al arribar a Iturraspe y terraplén Irigoyen observaron que en una vivienda se encontraba la puerta de ingreso abierta. Fue así que luego de haber inspeccionado la zona, "se encontraron con otros efectivos que les comunicaron que en ese momento realizaban un procedimiento. Por este motivo solicitaron colaboración para el traslado, aprehensión de un hombre y el secuestro de un arma de fuego. En el lugar, los agentes constataron que los efectivos policiales en cuestión se encontraban uniformados pero manifestaban estar franco de servicio. Asimismo, el relato sobre el supuesto procedimiento presentaba algunas inconsistencias".

Posteriormente, el jefe de la Agrupación Cuerpos se hizo presente en el lugar y comunicó de la irregular situación a la Fiscalía en turno, que por ese entonces, tenía a Gabriela Arri al frente. En tanto, los cuatro efectivos quedaron detenidos e incomunicados a la espera de la audiencia imputativa.

Un suceso similar

Un caso similar al que investiga la Fiscalía pasó en la noche del 12 de diciembre del 2016, cuando en una vivienda de Boneo al 800, del barrio Guadalupe, tres hombres que vestían indumentaria de agentes policiales irrumpieron en la propiedad de un abogado particular.

• LEER MÁS: Guadalupe Residencial: tres violentos delincuentes robaron armas en una vivienda

Los desconocidos, cuyas identidades nunca pudieron ser establecidas, sustrajeron de la casa del letrado solo armas de fuego que eran de su propiedad y luego escaparon del domicilio con total impunidad.